Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La prostitución de lujo, a debate

La pasada semana, el Ministerio de Igualdad abría una puerta a la lucha contra la trata de mujeres. Presentaba el borrador del 'Plan Integral de lucha contra la trata con fines de explotación sexual' en un intento por sensibilizar e implicar a todos los organismos implicados. 'El Programa de Ana Rosa' ha querido estudiar la otra 'cara de la moneda'. Profundizar en al vida de mujeres que se dedica a la prostitución por opción personal, no por obligación.
Los datos que giran en torno a la prostitución son, a menudo, confusos. Al ser una actividad ilegal y clandestina, no es posible ofrecer cifras concretas. Algo que se ve dificultado si hablamos de prostitución de lujo. Mujeres que venden su cuerpo a cambio de cifras astronómicas, la mayoría de las cuales son independientes y actúan de manera voluntaria. Si bien la prostitución no está aceptada socialmente, menos aún el trabajo de aquellas que no se conformar con sobrevivir. Muchas mujeres se dedican a este tipo de prostitución porque es la forma más fácil de conseguir mucho dinero rápidamente.
Testimonios
 
Iris es 'escort' de lujo, un anglicismo que significa chica de compañía.  Trabaja sólo en ocasiones especiales y ha llegado a cobrar 4.000 euros por acompañar a un hombre, durante un viaje y u fin de semana. Sin embargo, su tarifa actual es de 300 euros la hora. Se dedica a la prostitución de forma voluntaria, y auque gana mucho, también emplea una gran cantidad de dinero en cuidarse. "Yo ahora tengo unos gastos medios de 7.000 euros al mes". Su sueño es comprarse una casa y abrir un geriátrico para mujeres, y esta es la mejor forma de lograrlo. 
 
Existen también parejas que venden su cuerpo a cambio de dinero. Ofrecen sus servicios en conjunto, un valor añadido que les permite trabajar juntos y mantener un nivel de vida muy alto.
 
'Soraya', que no quiere dar su verdadero nombre, también es chica de compañía. Habla cinco idiomas y comenzó a dedicarse a ello al comenzar la carrera. De hecho, confiesa que es un trabajo temporal, que únicamente seguirá realizando hasta que finalice sus estudios. Cobra 3.000 euros por tres horas, (el mínimo), y trabaja principalmente en Londres. Explica que en España, el mercado de la prostitución de lujo no está muy desarrollado. En general los hombres que solicitan sus servicios tienen entre 35-45 años, y le suelen pedir que les acompañen en comidas de empresa, que se hagan pasar por sus mujeres o relaciones sexuales. 'Soraya', que no se avergüenza de nada, es sincera con su familia, que conoce a qué se dedica, aunque reconoce que esto sólo forma parte de una etapa de su vida.
 
Los clubes de alterne
 
Según un censo realizado por la Guardia Civil, cerca de 96.000 mujeres trabajan en clubes de alterne en nuestro país. 'El Programa de Ana Rosa' entra en Romany, un hotel de lujo a 20 kilómetros de Barcelona dedicado exclusivamente a la prostitución de lujo. Allí, las mujeres pagan 50 euros al día por pensión completa y llevan a sus clientes. Al lugar no le falta detalle. Peluquería, gimnasio, una piscina relax, 'jacuzzi' en las habitaciones, camas redondas... Una especie de 'burdel' de cinco estrellas abierto para cualquiera.
 
El debate
 
¿Es peor dedicarse a la prostitución de lujo que a la convencional? ¿Debe condenarse que la gente cobre tanto dinero por vender su cuerpo? ¿O cada uno es libre de hacer lo que quiera? Paloma Barrientos opina que perjudica al resto de mujeres. "Por mi forma de pensar, estoy en contra de la prostitución".
 
Ana Rosa, por otro lado, cuestiona la moralidad de dicho acto. "Como mujer, me parece mucho más ético la pobre chica que se tiene que dedicar a la prostitución porque no tiene otra que la que vende su cuerpo para comprarse cosas". Y añade, "estas mujeres no están ahí, si no hay unos señores. Se mueven 50.000 millones de euros al día".
 
Alexandro Lecquio, sin embargo insistió en todo momento que la diferencia está en el grado de voluntariedad del acto.