Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'AR' habla en exclusiva con la novia del descuartizador de Majadahonda

Es la primera vez que habla en un medio de comunicación. Llega nerviosa pero quiere contar la historia de Bruno Hernández, el descuartizador de Majadahonda. Se conocieron en mayo de 2013 en el hospital en el que estuvieron ingresados. "Era muy agradable y se comunicaba bien con todo el mundo. Pero vive en dos mundos sin darse cuenta. Uno ideal y otro, el que conocemos todos nosotros", cuenta su novia. "Seguimos siendo pareja, es una persona muy buena y no debería estar donde está. Conmigo era una persona espectacular. Yo, malo no le he conocido nunca". Sin embargo, Bruno está en prisión acusado de dos asesinatos. "Me enteré por la Guardia Civil y pensé que era imposible que hubiera hecho algo así. Yo no vi armas, cuchillos ni la picadora. La persona que yo conozco es incapaz de hacer daño a nadie. Él no es satánico, gritaba las cosas raras de su mundo", ha dicho la novia de Bruno, que asegura que nunca le ha visto violento, que solo hablaba de su mundo. "Yo le decía que se tomara la medicación porque los esquizofrénicos no son conscientes de su enfermedad."