Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cabecillas de la Púnica utilizaban a Inés de Borbón para blanquear dinero

Francisco Granados arriesgó mucho. Según ha relatado su gestor de cuentas, Michael Langdon, le entregó el dinero negro en su propio despacho de la Consejería de transportes. Además, Ana Ramírez, secretaria de Marjaliza ha asegurado que el empresario le pedía el dinero y le pedía que lo apuntara, pero sin decirle para quién era. Ese dinero negro no salía de España. Aquí entra en escena la prima de don Juan Carlos, Inés de Borbón, que compartía asesor con David Marjaliza. Según ha trascendido, recibía supuestamente en efectivo el dinero negro previamente entregado por los cabecillas de la Púnica. Ella creía que era de su cuenta en Suiza pero no. Luego su gestor regresaba a Suiza y movía el dinero de la cuenta de Inés de Borbón a cuentas que la Púnica tenía allí.