Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elena: "Sabíamos que podía suceder"

El marido de Elena Cabeza, residente en Bruselas, trabaja en el aeropuerto pero afortunadamente en el momento del atentado aún no había llegado a su puesto de trabajo. "Hoy hemos decidido empezar la jornada más tarde y me he enterado por un WhatsApp de mi padre. Hemos llamado a los compañeros y algunos estaban fuera del edificio porque han sido evacuados y otros estaban encerrados en el edificio para mantener la seguridad y que la gente saliera. Ahora la gente está utilizando el hangar para ir a un pueblo andando porque todo el transporte está cerrado", ha relatado Elena, que ha explicado que los cuerpos de seguridad están dando indicaciones. "Se ha declarado que no van a circular ni autobuses ni metro. La consigna es para todas las instituciones es quedarse en casa y esperar nuevas noticias. Nosotros hemos decidido quedarnos en casa y anular las cosas hasta que no tengamos instrucciones claras de lo que hay que hacer. Se han evacuado algunos edificios y en otros se ha pedido a la gente que se quede dentro.  Hay un montón de atascos y los túneles están cerrados. La gente está dentro de los coches en los túneles", ha dicho Elena, que ha asegurado, que pese a la seguridad siempre han creído que podía producirse un atentado. "Desde que esto empezó en París ha habido una política, a veces se ha dicho, desmesurada pero en todo momento hemos sido conscientes de que algo podía suceder. Hemos intentado ser precavidos  y colaborar al máximo. Sabíamos que podía suceder. Hay muchas medidas de seguridad pero este tipo de cosas pueden suceder en cualquier sitio."