Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enrique Soto: "La frase que dio positivo señalaba el lugar como Miguel lo conoce"

Un mes después de que Miguel Carcaño se sometiera al test de la verdad y coincidiendo con el hallazgo de restos óseos en la zona de la escombrera a la que reaccionó la onda P300, 'El programa de Ana Rosa' ha hablado en exclusiva con Juan Enrique Soto, policía de la sección de análisis de conducta que elaboró la prueba. "La frase señalaba el lugar tal y como Miguel lo conoce", ha dicho Soto, que explicado que el test de la verdad no solo discrimina información relevantes y que esté en su memoria sino que también discrimina el contexto.

Cuatro años estudiando pormenorizadamente las declaraciones y el comportamiento de Miguel Carcaño podrían estar a punto de dar sus frutos. El hallazgo de restos óseos aparentemente humanos en la escombrera de Camas, lugar señalado por el test de la verdad, podría poner el punto y final a la investigación del caso, en la que ha participado la sección de análisis de conducta de la policía nacional. Juan Enrique Soto forma parte de esta sección y fue el encargado de elaborar el test de la verdad que ha arrojado luz sobre el posible paradero de Marta del Castillo. "Estaba cerrado el sumario cuando se creó la sección y entramos para analizar la gran cantidad de declaraciones que habían hecho los implicados", ha dicho Juan Enrique Soto, que ha explicado que con la prueba han tratado de buscar pistas que sirvieran para la investigación. "Para mí, Miguel es un delincuente que está cumpliendo condena. Nosotos no diagnosticamos, los policías necesitan pistas y vías de investigación."
Durante los últimos cuatro años, la sección de análisis de conducta ha estudiado cada detalles de las declaraciones en busca de pistas que pudieran ayudarles a encontrar el cuerpo. "El hecho de que hubiera tantas declaraciones que se han comprobado que no eran ciertas falsas nos ha permitido elaborar un listado de ítems que nos servía de control porque sabíamos que eran falsos. Sumados a esos datos que podíamos extraer de una declaración y de otra y que veíamos que tenían cierta entidad, intentábamos relacionarlos con algún lugar que cumpliera esas características. Gracias a que los investigadores han explorado todas las localizaciones que pudiern cumplir alguna de las características que hemos ido encontrando se pensó que uno de esos sitios es la escombrera."
En su estudio, el equipo de Juan Enrique Soto ha analizado cada conducta de Miguel Carcaño pormenorizadamente. "Dar un testimonio, sea verbal o sea escrito, es conducta. Es una conducta compuesta de múltiples acciones que se pueden individualizar y analizar. Son muchos factores que te permiten ir descartando por un lado e ir captando por otro y al final te lo que haces es lanzar una hipótesis. Se basa en ese ejercicio de detectar las conductas mínimas y pensar que detrás de cada conducta, por mínima que sea, hay una motivación", ha dicho Soto, que ha explicado que no se trata de creer a Miguel Carcaño sino de analizar todas las posibilidades. "Hay que ser exahustivo y en todas las versiones hay algún elemento que pueden ser o parecen veraz y hay que comprobarlo de forma exahustiva. Se trata de ir, en cierto modo, obligándole a dar unas respuestas que el sentido que tú esperas o no esperas", ha explicado Juan Enrique Soto, que ha explicado que durante este tiempo han sugerido a los investigadores qué preguntas hacer. "Les sugieres incidir en determinados aspectos porque te parecen más ricos en potencial informativo", ha explicado Soto, que ha confirmado que una vivencia de ese tipo no se puede olvidar. "Cuanto más intensamente emocional es el episidio más fuerte se grava en la memoria, el tiempo distorsiona el recuerdo pero difícilmente se va a olvidar."
"La frase señalaba el lugar tal y como Miguel lo conoce"
Juan Enrique Soto ha explicado que durante la prueba se le presentaron a Miguel Carcaño varias series de estímulos. "Unos estímulos eran textos solos y otros textos con imágenes y Miguel no tenía ni idea de que le íbamos a poner ese ítem", ha dicho Soto, que ha explicado que con la prueba no se descubre nada nuevo. "El potencial evocado P300 no descubre información nueva, nos permite confirmar cierta información que ya teníamos porque si no, no podríamos plasmárselo y la escombrera era el único lugar que ya que se nos podía ocurrir que tuviera la mayor cantidad de características que encajaran", ha explicado Juan Enrique Soto, que ha señalado que esa onda discrimina también la situación. "Lo que venimos viendo, es que no solo discrimina información relevante y que esté en su memoria sino que discrimina el contexto. Tal y como se ha planteado esa escombrera, Miguel reaccionaba a ella en el contexto de la búsqueda de Marta. Lo que pensamos que ha funcionado no es tanto la imagen sino la frase, que señala inequívocamente el lugar tal y como él lo conoce (la frase era 'Marta está en la escombrera pasada el puente viejo de Camas')", ha explicado Juan Enrique Soto, que ha señalado que la prueba busca también contradicciones, el manejo del tiempo, de los nombres, si hay equilibrio entre las partes de la declaración, el manejo de los tiempos verbales. "Te permite tener una serie de pistas que te señalan si es sincero o no", ha señalado Soto, que ha asegurado que de confirmarse que los huesos son de Marta sería un gran espaldarazo para la prueba.