Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bea, de fea a guapa

 

BEA, CUESTIÓN DE ESTILO

Hace casi dos años que conocimos a nuestra protagonista y desde ese primer momento no pudimos dejar de fijarnos en su estilo. ¿Pero como puede una chica tan joven estar tan desorientada en el mundo de la moda? Hoy, que la elegancia está al alcance de cualquiera.

DECÁLOGO PARA SER LA MÁS FEA

Desempolva de tu armario la ropa que hace años que no te pones, ve al armario de tu madre y rescata las prendas que lució en momentos inolvidables y grandes eventos familiares: tu bautizo, la boda de su primo, su primer día de trabajo... Todo vale para conseguir este look demodé que no pasará desapercibido.

EL ARMARIO DE BEA

Elegante, discreta, glamurosa... Así se vistió Bea para disfrutar de la fiesta de Nochevieja junto a su amado Álvaro. La joven rebuscó entre sus ropajes un vestido acorde con la gran ocasión que se la presentaba. Y tú, ¿en qué color lo prefieres?

SU NUEVO ARMARIO

Despues de dos años con las mismas faldas por debajo de la rodilla, con estampados imposibles combinadas con camisas pasadas de moda, Bea ha decidido darse una vuelta por las boutiques más de moda y renovar de arriba abajo todo su vestuario. Fuera estampados y los colores pastel. Bea se atreve ahora con rojos y verdes, aunque sin olvidar los recurrentes y siempre elegantes blanco y negro.

BEA YA ES GUAPA

Bea ya no teme por su equilibrio, sus nuevas amigas le han descubierto lo favorecedores que son los tacones altos y estilizados. Adios también a los colores pastel y al negro, los primeros zapatos de esta nueva etapa son impactantes: rojo pasión y con taconazo.

¡FUERA LA SOLTERÍA!

Como todas las novias, se hizo esperar. Pero llegó el tan ansiado momento en el que Beatriz Pérez Pinzón y Álvaro Alguilar llegaban a la calle Alcalá para celebrar junto a los seguidores de la serie su tan sonada despedida de solteros. Tras su transformación veíamos a una Bea deslumbrante que no se separaba de Álvaro y, juntos, posaban en el photocall.

¡VIVAN LOS NOVIOS!

Carmelo entregó a su hija en el altar y Álvaro no pudo quitarla la mano de encima. Era tan grande el deseo de tenerla para siempre entre sus brazos, que iInmediatamente la cogió de la cintura y la miró pensando: ¡Por fin!. La sonrisa de Bea delataba los nervios que sentía en ese momento, como cualquier novia y no era para menos: su sueño se había cumplido.

LOS MODELAZOS DE LOS INVITADOS

Nadie quiso faltar a la boda de Bea y Don Álvaro. Los invitados, de los más variados y peculiares, desfilaron con su mejor modelito. especialmente guardado para una fecha tan señalada.