Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Roja no puede con Croacia (2-1) y se tendrá que medir con Italia en octavos

España vio como una muy mermada Croacia, sin Modric ni Mandjukic, entre otros, era capaz de darle la vuelta a un partido que La Roja había dominado hasta bien entrada la segunda mitad. El tempranero gol de Morata se vio anulado por dos sorprendente tantos balcánicos al final de cada una de las mitades del partido. La selección española es segunda grupo y tendrá que medirse con Italia en octavos.


9.000 hinchas españoles esperaban impacientes en la grada al 11 de Del Bosque. La alineación española era la misma que en los dos anteriores encuentros no se mueve a pesar del debate de la portería y la amarilla de Ramos que le dejaría sin octavos de final.
Partido trabado desde el inicio que sin duda favorecía a Croacia. España tardaba en dar cuatro pases seguidos y eso no era una buena noticia. Pero es que La Roja tiene dinamita y bastó una combinación entre Silva, Cesc y Morata para que llegase el primer gol con apenas siete minutos cumplidos.
El balón había salido desde la portería de De Gea, pasó por toda la defensa hasta que llegó al canario Silva que fabricó la jugada para que Morata solo tuviera que empujar el balón que le sirvió Cesc.

A pesar del mazazo, Croacia quería pelear por el liderato del grupo. Fue Kalinic el autor de la primera ocasión balcánica con un disparo lejano que De Gea despejó a córner. Pero fue la siguiente, en un error defensivo español, cuando Rakitic lanzaba una vaselina con el guardameta fuera de portería y el balón pegaba en el larguero, el palo y la línea de gol en una jugada donde la suerte sonrió a España y de qué manera, probablemente la carambola de la Eurocopa.
El primer cuarto de hora de partido se había ganado el apelativo de frenético. Después España se encargó de esconder el balón y hacerse con la posesión. Mucho juego pero poca pegada, aunque el objetivo, de momento, se cumplía.
Croacia contestaba con juego duro en la persona de Rog como perro de presa. El defensa llevaba todo el partido pegando a Iniesta pero fue en una entrada a Cesc donde se llevó una amarilla más que merecida.
Afortunadamente, en los últimos minutos, los de Ante Cacic tiraron de mejor juego defensivo.  Silva y Cesc ya no recibían y por tanto no creaban.  España seguía siendo dueña del balón pero no supo cerrar su portería antes del descanso.
Perisic agarraba una pelota en banda derecha, se iba de Juanfran para lanzar un pase al área que peinó Rakitic para que el delantero Kalinic sacara un tacón magistral y batiese a De Gea por bajo. España encajaba su primer gol en la Euro justo antes de irse al descanso.
A la salida de vestuarios España no quiso cambiar su idea de ir a por la victoria. Croacia quería imponerse a base de físico y por momentos lo conseguía. No obstante este resultado les servía a ambos para ser primeros de grupo.
Hubo que esperar hasta pasados los primeros diez minutos para que llegase la primera ocasión clara. Y la firmaron los croatas en una arriesgada salida de De Gea para tapar un centro desde la banda. La descolocación provocó hasta tres remates balcánicos que no pudieron deshacer la igualada.
Del Bosque metía a Bruno por Nolito para contener y recuperar el juego en el centro del campo y a Aduriz por Morata para enfrentar el juego físico de los centrales croatas. Justo después llegó la primera ocasión española. Córner de Silva que remata perfecto Ramos y el balón se lamiendo el poste de Subasic, aviso más que serio de La Roja.
Con aún 20 minutos por jugar la selección española le metió una marcha más al partido. Gracias a eso un pase medido de Iniesta dentro del área hacia Silva acabó con el canario en el suelo y el árbitro decretando un penalti que no fue. Ramos tomó la responsabilidad pero falló con un lanzamiento que detuvo Subasic.
Quedaba mucho y los dos equipos querían jugar pero el balón seguía siendo de La Roja. Pero las ocasiones claras no llegaban aunque el reloj corría a favor de España. A diez para la conclusión los dos equipos empezaban a acusar la falta de fuelle y poco más que parecía que firmaban el empate. Thiago entraba por Cesc para dar aire al equipo y apurar los minutos finales.
Cuando parecía que todo estaba apañado para terminar en tablas, un contraataque que iniciaba Brozovic acababa en las botas de Perisic que de tiro cruzado batía a De Gea por bajo tras una cabalgada fantástica que le daba el primer puesto del grupo D. Con una última ocasión clara de Silva que no entró, España quedaba condenada a jugarse con Italia los octavos de final el próximo lunes a las 18:00 en el Stade de France.