Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia no logra vencer a Suiza pero termina como primera de su grupo (0-0)

Francia no jugó su peor partido de la Eurocopa y, sin embargo, esta vez no fue capaz de vencer en el último minuto. Y eso que Payet, que salió en el segundo tiempo, las tuvo de todos los colores para seguir agrandando la leyenda. No encontro puerta y el encuentro terminó en un empate que sirve a los galos para ser primeros y a suizos para pasar a octavos como segundos.

Era el día de dar descanso a los hombres importantes, sabiendo que la clasificación estaba conseguida. Y tal vez porque él ya se había tomado como descanso los dos primeros partidos, Pogba decidió que era el momento de despertar. Primero con dos ocasiones en apenas dos minutos que sacaron las manos del portero suizo. Después con un zapatazo al larguero que llevaba vitola de gol del torneo. Sólo la madera lo impidió. El jugador de la Juventus fue el mejor de los suyos en un primer tiempo en el que Griezmann también fue de los más participativos, aunque fue yendo de más a menos. Su mejor aporte, los saques de esquina,. Sacó nueve en total llevando peligro al arco suizo en casi todos ellos. Enfrente, una Suiza que ni mucho menos saltó al césped complacida por ser segunda de grupo. Con mucha presión en el centro del campo, los helvéticos fueron capaces de llevar peligro al área francesa durante todo el primer periodo.
Explotaron bien las bandas y aprovecharon los córners de Francia para montar más de una contra peligrosa. Lo malo, que el ataque de Suiza no es tan preciso como sus relojes y, su engranaje más allá de la línea de tres cuartos, no era capaz de encontrar ideas claras. Así, con reparto de posesión y algo más de ideas por parte de Francia en ataque, se llegó al descanso.
La reanudación se pareció más a los dos primeros partidos de Francia: muchos errores, poco orden y una alarmante falta de ideas de medio campo para arriba. Una circunstancia que aprovecharon los suizos para llevar todavía más peligro al área gala, sin encontrar el gol. Y, como el fútbol tiene esas cosas, cuando más parecía que dominaban los helvéticos llegó la mejor ocasión del segundo periodo. Griezmann, con su derecha, supuestamente su pierna mala, sacó un zapatazo seco desde la frontal que tuvo que despejar a una mano a córner el guardameta suizo.
Para arreglarlo, Deschamps sacó al héroe de Francia. Payet, que estaba disfrutando de un merecido descanso tras marcar a Rumanía y a Albania, se vistió de corto para ayudar a su equipo a certificar el primer puesto del grupo. La salida del pichichi galo sentó a Koman en el banquillo. El cansancio empezó a hacer mella en los últimos veinte minutos, y la frecuencia de ocasiones en ambas áreas fue menor. Hasta que Payet decidió que era hora de dar otro recital. Primero en el 74 con una volea espectacular que estrelló en el larguero y después con un zapatazo en el 79 que se fue por medio metro por encima de la portería suiza.
No fue suficiente el empuje de Payet para que los aficionados al fútbol tuvieran (tuviéramos) finalmente un gol que llevarse a la boca. Terminó el partido en tablas con una Francia líder de grupo que, sin embargo, no ha conseguido aún encontrar la versión que tanto temían todos sus riveles antes de que la pelota de esta Eurocopa echara a rodar.