Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo conoce a Lola, una paciente a la que no puede tocar

Tras su caída por las escaleras, Lola recurre a Pablo para ser tratada de un dolor en el cuello. Pablo acude a la cita en casa de Lola y allí descubre que tratar a Lola no será sencillo. Su nueva paciente es Asperger y no permite el contacto físico.