Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Toro llora rechazada por Nico

"A Nico le encanta como soy, pero tiene miedo de enamorarse porque es un cagueta." Con esa frase Ana Toro intenta asimilar el rechazo de Nico a compartir una hora sin cámaras con ella, a pesar de contar con la tentación añadida de poder disfrutar de una buena mariscada. Desde que Ana y Nico se dieron un 'pico', su relación se había convertido en la comidilla de toda la casa, obteniendo la complicidad de algunos (Chiqui, Nicki), y la burla de otros (Amor, Melania).
Tras el beso, Ana Toro tomó la inicativa y subió algunos grados la intensidad de su presión sobre Nico. Entre ella y Chiqui construyeron un muñeco que representaba a Nico y se lo llevaron a la habitación. Ante la vista de todos, Ana simuló hacer "edredoning" con el muñeco, tras lo cual Nico le dio las "gracias por la sesión". Tal vez fue la reacción de Nico lo que le hizo concebir esperanzas de llegar a algo más, el caso es que desde ese momento ella y Chiqui empezaron a hablar de la posibilidad de pedir una hora sin cámaras para ellos dos.
El italiano, al enterarse, bromeó con la idea de comerse una mariscada regada con alvariño aunque tuviera que acostarse con Ana, pero a la hora de la verdad decidió dejarlo correr. "No quiero la hora sin cámaras, no siento nada por ella". A partir de ese instante Ana empezó a derrumbarse, a pesar de las palabras de consuelo de Nico. En un último esfuerzo, ella le confesó que no tenía a nadie en la casa a quién ofrecerle su cariño, a lo que Nico respondió con un "abrázame y bésame siempre que lo necesites", que Ana interpretó correctamente (por una vez) como una respuesta evasiva.
Ana se retiró dolida a la habitación, donde no pudo contener las lágrimas, y se lamentaba con frases como "¿¡Qué tengo yo que no le gusta!?" En el jadín Nicki, que se había dado cuenta de todo, le preguntó de manera directa a Nico, aprovechando que estaban solos, si sentía algo por Ana. Nico contestó que no le gustaba como novia, a lo que Nicki le respondió que en ese caso mejor que no se enrollara con ella, ya que daba la impresión de quela chica se estaba enamorando.