Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana y el rey

La peculiar forma de ser que tiene no deja de sorprendernos día a día. Esta semana ha tenido que aprender a vivir estando nominada, un experiencia que ha llevado de maravilla y que le ha hecho sacar su lado más auténtico y simpático. Ha reflexionado sobre su estancia en el concurso e incluso se ha creado un marido imaginario procedente de la realeza con el que pasar la noche. Ana
Ana: "Me gustaría quedarme aquí aunque esto sea una penitenciaría diseñada por la inquisición y estemos sin poder ducharnos y con poca comida y todas esas cosas que tú ya sabes... pero yo no quiero irme todavía."
Parece que estar nominada le ha afectado tremendamente. Ana se ha convertido en otra persona, y es que durante la prueba semanal se ha dado cuenta de que se parece más de lo creía a Isabel la Católica.
Ana: "Estoy sin duchar, igual que Isabel la Católica, somos más parecidas de lo que yo creía..." Castilla y León. El íleon es una parte del intestino".
Ana lo tien claro: en un pasado fue Isabel la Católica y por eso quiere estar cerca de su 'real marido'. La concursante decidó demostrarnos sus dotes creativas, y con poco más que una almohada y unos botones se fabricó un esposo con el que dormir cada noche. Ante la atenta mirada de , la granadina mantiene una conversación de lo más animada con su nueva familia imaginaria. Li
Ana: "Es mi marido y es muy feo. Déjame sitio precioso que te pasas el día mangoneando."
Ana: "¿Diga?
- "¡Hola Cristóbal! ¿Que qué nombre le ponemos a la isla? espera, que tengo aquí unas aceitunas con un nombre muy gracioso. La Española."
- "Me pregunta Fernando que qué día es hoy " "12 de octubre, vale, pues voy a ir a la imprenta para que me hagan calendarios con el número en rojo"
- "Tener un marido para esto... Si lo llego a saber me acuesto con Colón cuando vino a pedirme dinero".
A Ana le suena otra vez el teléfono. Ahora es su hija.
Ana: "¡Hola hija! ¿Y el niño, Carlos I de España y V de Alemania, ha hecho los deberes?
- "Mira hija no llores tanto porque tu marido es tan putero como el mío."
- ¿A quién le tocaba ser rey en el año 1506? al Felipe el Hermoso que era un imbécil. Todos los días de metrosexual, todos los días con el pelito y los musculitos."