Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arturo e Indhira intercambian insultos de todo tipo, se desean la expulsión y... se reconcilian

Dice Melanie que volverían a acostarse a poco que uno quiera. Esa es su observación y la de cualquier seguidor de Gran Hermano después de ver lo calmadas que están las aguas después de las discusiones que han tenido en las últimas horas. Pero ahora Arturo bromea con ella, Indhira se deja bromear y lanza un mensaje a la audiencia: si le expulsáis que sea por él, no porque yo soy una víctima.
En una conversación entre Arturo y Ángel, el vasco decía que Carol era como sus amigas de verdad "las tías que me molan". Pero que por Indhira no ha podido ser. Y eso que le había dicho "mil veces que no se encoñara conmigo". Y las consecuencias de todo esto no son nada desdeñables, como él mismo manifiesta: "Lo que más me fastidia es la actitud de Indhira que va a quedar de buenilla y de buenilla aquí no tiene nada".
Aunque la versión de Indhira es bien distinta. Dice que a Arturo "le daba igual enrollarse con ella en mis narices, le daba igual todo". Y la de Castro también era culpable: "esta insípida, sin chicha ni limoná, que se dice en mi tierra, ¿encima de cornuda pongo la cama? ¡pues no!".
"¿Se cree que es mi rival? que se vaya a tomar por culo, que tenía más arrugas que mi madre"
El problema era una cuestión de cuernos: "Me siento como una con una consentía, y tengo que estar consintiendo su mamoneo que se trae". Una teoría que el primero en echarla por tierra ha sido Hans: "Si él cortó contigo definitivamente no te puso los cuernos".
Fotos de Arturo e Indhira
Por otro lado, en un momento de aclarar la disputa. Indhira le dijo a Arturo que Carol tenía su casa empapelada con fotos de ellos dos. A lo que el vasco ha contestado preguntando qué tiene Indhira de especial, "aparte de pintarte".
"¡Dos cojones!", ha respondido Indhira, "A la puta calle, a la puta calle", ha concluido en referencia a Carol.
Reconciliación
 
Pero lo impensable ha vuelto a suceder por enésima vez. Se han reconciliado. Según ha dicho Arturo en el confesionario: "Procuro tratarla bien". El caso es que "estamos mejor que nunca, ella por su lado, yo procuro tratarla bien. Procuro prestarle atención, hacerle alguna gracia a ver si podemos pasar página".
Hasta tal punto que en una conversación en el servicio, Arturo le ofrecía a Indhira hacer un agujero en la pared para "cagar juntos". Con todo, los derroteros de la situación van por otro lado. Arturo tiene posibilidades de salir expulsado y la malagueña quiere que si lo hace: "que sea por él, que nadie me diga que he ido de víctima, que lo he puteado".