Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ataque visceral de Hans a Indhira en el plató

Hans: En la entrevista de cuando salió Indhira, que está en la web entera, en este programa no fue, en otro sí, sacaron una parte en la que le exsplicabnas a indhrira como era yo.
Mercedes Milá: Yo le dije, exactamente 'Hans es una mujer' ¿eso te ha molestado?
Hans: Me ha molestdo, yo no soy una mujer...
Mercedes Milá: Perdoname, lo siento, y rectifico...
Hans:  Y también me ha molestado algo que te dijo ella de mí. El comentario que hiciste Indhira me parece absurdo.
Indhira: ¿Qué comentario?
Hans: Te lo explico Indhira, tu cuando te hacen ese comentario sonríes y dices: "¡Ay, por eso me ayudaba tanto y sabía tanto sobre qué ponerme y qué no!" Mira, yo llevo diez años trabajando en el centro de lo que es la moda en Madrid, y la moda cuando se pasa en madrid llega como nueva a Málaga ¿comprendes? entonces, si yo te aconsejaba es porque había veces que me daba hasta pena cómo ibas, y en los zapatos llevabas pegados hasta los precios, que yo te los arrancaba porque me parecía increíble ir así.
Mercedes Milá: ¿Pero que tiene esto que ver con lo tuyo?
Hans: Ella se explica que yo la aconsejara porque yo era una mujer.
Mercedes Milá: Porque eras muy apañado...
Hans: Era muy apañado y era una mujer, yo te daba esa ayuda, Indhira, porque llevo diez años trabajando en la moda, no porque sea una mujer, soy un hombre que está en cuerpo que no es el que le corresponde.
Indhira: Yo me quedo loca, no me esperaba nada de esto, hemos hablado normal detrás de las cámaras, tienes mi teléfono, podías haberlo hablado conmigo, y si en algo te ofendido lo siento pero no fue con maldad.
Hans: Pero yo tampoco me lo esperaba por tu parte.
Mercedes Milá: No seas susceptible, entiendo que tus circunstancias son muy especiales, pero no seas susceptible porque nunca en la vida un susceptible es feliz, te lo digo porque tengo gente cerca.