Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carol se mete en la cama de Arturo con Laura tras darle un "no rotundo" a su romance

El diálogo de la negativa, de las calabazas, fue de esos que no dejan lugar a dudas. Uno de esos intercambios dialécticos hombre - mujer que hacen aterrizar al hombre contra el suelo de cara y sin frenos. Un golpe fatal.
El orgullo de Arturo no puedo resistir el envite. Hundido, se fue a dormir antes de tiempo, mientras Gerardo daba buena cuenta de Saray sobre la pista de la discoteca improvisada para, minutos después, atacar a Carol e invitarla a un viaje de placer cuando salgan del concurso. Una escapada que le "sorprenderá".
Pero el que sufre es Arturo. No se llevó a la nueva 'morena' de Gran Hermano tras la salida de Indhira y lo anunció así, gritando: "Ya me han dado calabazas hoy". La negativa fue así:
Carol: No me gustas...
Arturo:¿Te pone en un compromiso o es un no rotundo?
Carol: Es un no rotundo, pero a mí me caes de puta madre
Arturo: ¿Y sin más?
Carol: Sin más...
Tatiana: No te gustaba un poco, no te atraía
Carol: No. Y ahora ya no puedo ni mirar ni hablar...
Arturo: No, ya está todo dicho...
Sólo en la cama, Arturo: "¡Ya me han dado calabazas hoy! sin sentimiento no hay dolor... sobran borrachos y fachas... gracias Indhira, por lo menos tenías eso bueno".
El discurso del despecho
Poco después, balbuceando por el dolor, se desahogaba con Laura en la cama. Casi a punto de llorar, como un hombre despechado, dolido en lo más profundo, pronunciaba un discurso marcado por el dolor y el resentimiento:
"Que se me ocurre a mí después de años, intentar cambiar mi pensamiento y mi dinámica de vida, por una mujer, y se lo tome así tan a la frescura. ¿Tú quién te piensas que eres? Quién eres tú para rechazar a un tipo como yo. Con todas las buenas intenciones del mundo. O sea, lo llevas claro, mijita. Te vas a freir por mis huesos. Ya verás. Mañana va a ser tu primer día fatal. Vas a decir, me falta algo. Que son los vaciles del Arturito. Qué tal, que te diga qué bonita que eres, cómo me pones, qué bien te sienta eso, es tu turno, por chorrear..."