Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carol: "Con Arturo no quiero nada ni serio, ni de cachondeo, ni dentro, ni fuera"

Nadie dirá que no lo ha intentado. Tras dejar a Indhira en la estacada, con todo el sufrimiento que le supuso, y hacerle un marcaje a Carol firme, si despegarse, con una frase bonita, un halago y un piropo en cada frase, parece que los peores temores del vasco se han hecho realidad y la cántabra, su anhelado premio no quiere nada con él.
Y eso que las frases que le ha dedicado a Carol no podían ser más claras y directas, como sus intenciones, cuando ésta estrenó un vestido le llegó a decir: "Madre mía, que esta me quiere desquiciar a mí, me la habéis traído para joder, es que no tiene desperdicio, es un cañón, de ella me como hasta el vestido".
También reconoció que ella era justo lo que necesitaba y él, precisamente lo que le hacía falta a ella: "Encontrar una mujer con quien pudieras vivir una vida normal, y con la descripción que ha dado de los chicos que le gustan encajo perfectamente". Se reconocía francamente enamorado: "Pasan los días viendo qué majita y qué guapita y, pues nada, es un encanto".
Hasta la frase total: "Yo busco siempre mujeres que no estén tan buenorras, busco más en la mujer, pero es que esta lo tiene todo: está como un queso"
Todo el esfuerzo, en vano
Sin embargo, en no pocas ocasiones creemos que estamos agradando a alguien y luego en realidad lo que ocurre es que le estamos importunando. Justo lo contrario de lo que pretendíamos. Arturo, en este caso, ha hecho un Master en esa disciplina esta semana. Hete aquí el efecto que han producido en Carol sus halagos:
"Me pone en algún compromiso porque está tan encima y yo no soy de las que sueltan, no pego cortes gordos. No sé si al final le diré algo, pero tampoco me quiero encontrar en situaciones de 'ya vale'. Que quiere algo conmigo está claro y está todo el rato diciéndolo".
"Luego dice que quiere una relación seria, pero también dice que tiene ganas de salir, de pegarse unos fiestones, y no sé qué pensar. No tendría nada ni serio, ni de cachondeo, ni dentro ni fuera"
"A nadie le amarga un dulce, que te digan qué buena tía eres y qué guapa pues a todos nos gusta".