Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gerardo y Saray, edredoning bajo sábanas italianas

Lo que Gerardo no consiguió en España lo logró en Italia. El concursante consiguió que Saray olvidara todas sus reticencias y, tras una gran fiesta, ella olvidó lo que le impedía ir más allá para meterse bajo las sábanas con Gerardo. Tras el encuentro, él se mostraba "ilusionado con la relación", ella confesaba su intención de "dejarme llevar", y lo hizo.
Entre Gerardo y Saray hubo besos, muchos besos, primero en una fiesta y luego durante la celebración de la Nochevieja donde  Pero mientras ella no pasaba del tonteo, Gerardo continuaba con su conquista ajeno a las reticencias y recelos de Saray. Gerardo no consiguió más que un fallido edredoning.
Tras estos 'escarceos', ambos pero nada más llegar a la versión italiana del concurso, Saray continuaba con sus reticencias asegurando: "El amor no creo que lo encuentre aquí", pero se equivocaba. Los concursantes italianos no fueron ajenos a la ¿Complicidad? que existe entre ellos y, medio en broma medio en serio, uno de ellos insinuaba en el confesionario a Saray: "Tu amigo Gerardo te flipa", pero ella matizaba, "le flipo yo a él, Gerardo mucho lirili pero poco lerele", explicaba. fueron elegidos para volar a Italia,
Pero parece que los sentimientos de Saray comenzaban ya a fluir. En una de las fiestas celebradas por 'Grande Fratello', los concursantes disfrutaron de una fiesta a la italiana: Brindaron, bailaron... y se produjo el acercamiento definitivo. Miradas, abrazos y besos, un acercamiento que acabó entre las sábanas en lo que puede considerarse como su primer edredoning.
Mientras tanto, en España, Pilarita se preguntaba cómo estaría su hija y parecía conformarse pensando que estaría pasándolo a lo grande. Pero Saray lo estaba pasando más que bien, como decía Ángel en España "están comiendo pizza, si no se están comiendo el uno al otro" y sabía lo que decía ya que, tras los brindis, bailes y la fiesta en general, Gerardo y Saray disfrutaban entre sábanas ya que, por fin, Saray dejó de resistirse.
Tras su encuentro, ambos analizaban sus sentimientos en el confesionario y Saray había cambiando: "Siento algo, no es amor, pero algo me tiene que tirar", explicaba. Además, la concursante se declaraba dispuesta a dejar atrás cualquier tipo de reticencia: "Poco a poco... me voy a dejar llevar", anunciaba. Mientras tanto, Gerardo se mostraba ilusionado: "Hay sentimientos especiales, extraños, pero muy bonitos", confesaba y aseguraba estar "ilusioando" con lo que ya considera una relación.
Por ello, cuando conectaron con Italia en directo en la Gala y Mercedes Milá anunció que tendría que despedirse de Gerardo por si era el expulsado, Saray lo hizo a su manera "es lo que tiene venir a Italia, el amor" y decidió besarle a modo de despedida convirtiendo así en 'oficial' su affaire y lo ratificó con varios besos más.
Antes de anunciar el expulsado, Gerardo tuvo la oportunidad de anunciar a la que podría ser su suegra su 'relación' y lo hizo de un modo un tanto irónico: "Tu hija está disfrutando más aquí que en los 120 días que lleva allí", pero estas palabras no eran las más inquietantes para la gallega y es que cuando el preguntó: "¿Y tú?", Gerardo no dudó en contestar: "Y yo con ella".¿Cómo continuará su relación una vez de vuelta en España?