Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gerardo y Saray llegan a italiana: "¡Vaya casa!"

"¡Son los españoles! ¡Son los españoles!", gritaban a coro los italianos, corroborando de ese modo semejanzas concomitantes entre los pueblos: se chilla igual a un lado que a otro de los Pirineos. Alexia, la Milá itálica, aumentó la actitud de sorpresa y frialdad de los ‘fratellos’, al mentirles diciendo que uno de ellos debía partir con los dos recién llegados.
Saray, pletórica
Giorgio, uno de los gigolós del nuevo hogar de Saray y Gerardo, fue requerido para el viaje forzoso y no le hizo precisamente gracia. Finalmente, la presentadora descubrió el pastel: Eran dos españoles que venían a compartir unos días con todos ellos, intercambiando cultura, experiencias e incluso lengua.
"Vaya casa más bonita. ¡Y vaya ragazzos y ragazzas que me tenéis aquí!", exclamaba Saray, nerviosa e ilusionada. Alexia se sorprendía entonces de su apreciación y le preguntaba cómo era la suya. "Es que en España estamos en crisis", respondía la rubia gallega, despertando las risas y sin dejar de besar a unos y otros. El que no abrió la boca fue Gerardo, quien mantenía la sonrisa estoicamente. Comienza el periplo.