Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indhira: "Mamá, estoy 'chalá' perdida, pero no lo puedo evitar, Arturo me atrae un montón"

El fin de semana ha dejado imágenes terroríficas. Y no por los disfraces de vampiro ni por los ataúdes donde tienen que dormir los concursantes, sino por la forma de retomar la relación Arturo e Indhira. Con más sexo que nunca; más, y más ruidoso y caliente.
Ya se consideran finalistas. Por eso dan por hecho que saldrán juntos del programa. Esa es una de las frases que formaron la escasa conversación de Arturo e Indhira en el ataúd. Sabían que lo iban a tener más difícil para moverse dentro que con el 'edredoning', pero tal vez al estar más pegados la subida de tono de sus roces ha sido mayúscula.
- "Ay, esto del ataúd cómo me pone"
- "Tiene un puntazo, hoy voy a gritar todo lo que me dé la gana"
- "¿Qué quieres que me preñé en directo? eso no entra ahí sin nada. Bajo yo un poquito, ¿quieres?"
- "Va a ser difícil que me metas mano aquí"
- "¿Ya estás chorrenado?"
- "Esto suena mucho"
- "No flipes"
- "¿Te vas ya?"
- "Qué barbaridad"
Hermosas palabras cuyo eco se escuchaba en toda la casa de Guadalix hasta que intervino Carolina: "¿Pero qué es esto? No os podéis sir a tomar por el culo, tío. Es demasiado para el cuerpo de cualquiera". Y Tatiana: "Pero no teníais sueño, me cago en la puta hostia". E Indhira: "no puedo". Para que Carolina concluyera: "cómo vas a poder, hija".
Al día siguiente, comentando la jugada, Gerardo hizo referencias al sexo oral practicado muy en su estilo escasamente pudoroso. Indhira se justificó con Carolina con que sólo fueron cinco minutos. "Cinco minutos son una eternidad", le contestó la de Alcobendas.
Lo gracioso es que todas estas escenas de sexo desenfrenado se produjeron la tarde antes, momentos en los que Indhira negó la mayor de su relación con Arturo. Le dice a Carolina que son solo amigos. "lo digo y nadie me cree". Carolina le explicó que es que mientras dormían vieron cómo la masturbó.
"Que no me metió ningún dedo por ningún lado, me puso la sábana por la cabeza y me dio algún besito en el cuello pero en la boca no nos besamos en la boca, tuvimos el error de poner la sábana por encima, porque para lo que hicimos ahora resulta que me ha metido el dedo".
En el confesionario no fueron menos. Indhira: "No quiero que pase nada", "Sería absurdo volver a lo de antes". Y Arturo: "Sentimientos hacia ella tengo, pero me los controlo", "Espero que ella no caiga en la tentación". 
 
SEGUNDA FASE DEL REGRESO: Esto es una auténtica locura
También desde el confesionario, Indhira se dirigió a su madre. Un estremecedor testimonio en el que la malagueña trata de explicar lo que le ocurre: "Mamá, estoy 'chalá' perdida, me atrae un montón y no lo puedo evitar, desde fuera la gente me dirá no hagas esto, vales más. Para volver a liarme con una persona que me ha tratado como me ha tratado. Estoy muy dolida con lo que me ha hecho, yo lo sé que soy tonta, que debería darle una patada en el culo, pero..." .
Arturo fue más escueto y fiel a su línea: "La carne es débil para todos".
También fue destacable que se metieran con Carol, ahora que no está y sobre todo después de haber dicho Arturo que su acercamiento a ella fue una simple estratagema para encelar a la malagueña.
El vasco le dijo a Indhira que Carol le comentó que se había liado en Málaga con un policía municipal. Le hacía gracia que fuese ex de Indhira. Ella contestó que después del programa no va a poder poner un pie en Málaga.
Para Carolina, la de Alcobendas, esto es una pena porque su amiga se ha "perdido una experiencia como ésta por el mamarracho este y que dice que lo haya hecho todo para joder".
Desde el plató del Debate, Carol explicó que no compartía ex con Indhira "gracias a Dios". Y que le gustaría volver para ver qué cara se les quedaba a los dos. A una porque se le caería la cara de vergüenza y a otra, los ojos".
Y esto puede suceder, porque todos los grandes hermanos, excepto Ángela, Lis o Gonzalo, tendrán una posibilidad de volver a entrar en la casa.