Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miradas, palabras... y un edredoning a la vista

Siempre juntos: conversaciones en el patio, caricias en el sofá, miradas en el jacuzzi... el acercamiento entre Orlando y Nani es cada vez mayor para desgracia de Almudena que ve con impotencia cómo Orlado se rinde a los encantos de la nueva concursante.
Confesiones con Iván
Orlando:  "Con Nani genial me parece una chica muy interesante y me gusta mucho hablar con ella. Tampoco la conozco mucho como para empezarle a bromear ".
Iván: "Imagínate que la chica es el amor de tu vida".
Orlando: "¿Si yo te hago una pregunta como las de Palomares me contestas?"
Nani: "Cuando quieras".
Conversaciones entre mantas
Nani: "Entrar de nuevo en un grupo ya hecho (...) Puedes pensar muchas cosas entonces yo no sé..."
Orlando: "Hombre entrando últma lo que tiene sque hacer tienes que estar pendiente y ofreciéndoete para caer bien"
Nani: (risas)
Y muchos detalles...
Orlando le lleva le lleva una manta a Nani, tumbada en uno de los sillones del jardín.
Orlando: "Tápate que te vas a resfriar..."
Nani: "Gracias cariño..."
Palomares, a lo Quintero  pregunta...
Palomares: "¿Hay alguna chica que te gusta?"
Orlando: "¿De fuera o de dentro?"
Palomares: "¡De dentro!"
Orlando: "¡A ti te lo voy a decir cabrón!"
Almudena (por detrás): ¡Qué preguntas haces...!
Y durante la fiesta se destapan...
Carlos a Orlando y Nani: "¿Cuántos días vais a esperar para hacer edredoning? (...) Aprovecha ahora que esta chica cambia de gustos todos los días".
Nani: "Cambio de gustos pero no en el amor".
Carlos (gritando): "¡Osea que hay amor!"
Finalmente, como no podía ser de otro modo, llegó el juego del famoso hielo que muchos aprovecharon para acercarse un poco mál. Por lo que pudimos ver, en el caso de Nani y Orlando, el hielo sobraba.