Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pepe se indigna porque sus compañeros no le dejan hacer "trampillas"

En concreto, la polémica la ha suscitado el final del enunciado de la prueba, donde se dice que:  "Además, cantarán las vueltas de viva voz y en homenaje a uno de los 166 concursantes de la historia de GH. Por ejemplo: Vuelta número 1 por Ismael, vuelta número 3 por Tatiana.... Si no lo hacen así, Gran Hermano no dará la vuelta por válida. " En este punto, a Pepe se le ocurrió que el 'homenaje' de marras podría ser realizado por los compañeros que cuentan las vueltas cómodamente en lugar de por los jadeantes y mareados cliclistas allá en las alturas.
Parece que algunos compañeros, entre los que se encontraban Ainhoa y Maruski, temerosos de esa parte que dice "si no lo hacen así, Gran Hermano no dará la vuelta por válida" confirmaron con el programa que, efectivamente, eran los que pedaleabana los que además debían recitar los nombres. Viendo como echaban así por tierra su ingeniosa triquiñuela, Pepe estalló contra las aguafiestas:  "a mi me cabrea mucho que en las pruebas en las que yo estoy haya gente que vaya metiendo palitos en la ruedas"
El asunto llegó a un punto casi demencial en el que la pobre Maruski tuvo que releer las bases del reto, sólo para que Pepe demostrara triunfante su punto de vista. La aludida Ainhoa estalló cansada de tanta monserga: "El que saca punta a la mierda eres tu y ya te lo ha dicho el super, que hay cosas que son evidentes y no te las tienen que apuntar ahí como si tuvieras dos años... es que eres muy listo para lo que quieres". Después le comentaba a Maruski "Pepe me pone enferma" y manifestó su intención de perder la prueba adrede.
Más tarde, Pepe se descargaba en el confesionario. De perdidos al rio, admitió su triquiñuela, y manifestó que tiene la conciencia limpia de "hacer una trampilla" cuando se presenta la ocasión, "porque en el fondo estamos jugando".