Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saray se encierra en el baño a llorar por los reproches de Ángel

Ni un segundo ha durado la paz tras la marcha de Gerardo y sus palabras conciliadoras con Ángel, con el que había estado peleado toda la semana. Fue cortar la conexión con Mercedes Milá y que se desencadenara un intercambio de reproches que terminó con Saray llorando encerrada en el servicio.
Conforme Gerardo selló cierta paz con Ángel con sus palabras de despedida en la última gala de Gran Hermano antes de la final, Saray aprovechó para recordarle a Ángel la amistad que mantenía con éste: "Él sólo veía oro en ti".
Entonces Ángel volvió a recordar por qué tuvo problemas con el empresario taurino: "Le he querido mucho pero manipula cuando habla". Y surgió la polémica al meter baza Pilar en la conversación: "Eso lo tenéis que hablar tú y él, Saray y yo no estamos para eso, que no sabemos lo que ha pasado".
"¡Tú siempre pensando en tu hija!", recriminó Ángel. Para luego en el confesionario desahogarse a gusto: "Lo de Pilar no tiene nombre, Saray es una niña mimada y consentida no se puede hablar con ella como una persona adulta. Así de claro y ya está. Ni con ella ni con Pilar se podría hablar".
Porque Ángel no piensa cambiar su versión: "Si me he mosqueado con él porque es mi amigo es cosa mía, todo lo que ha hecho ha sido joderme la marrana esta semana, así de claro".
"Si estuvo solo es porque quiso"
Unas quejas, las de Ángel, que no comparte Saray en absoluto por muchos pucheros que haya hecho durante la semana anterior: "Yo he vivido con él y no fue así". Además, le ha recordado que no estuvo solo: "Gerardo mi madre y yo, y , que dijo Tati. Ni te he dado de lado, ni te he dejado de hablar. He intentado darte conversación en momentos que se veía que no tenías ni ganas". tú como pobre Ángel y nosotros como la familia feliz
Ángel seguía erre que erre "habéis ido a vuestro rollo, erais tres y yo uno". Y Pilar, tradujo la visión que tienen madre e hija de este asunto: "Me parecía hasta patético que hubiese dos grupos. Si estuvo en minoría fue porque él quiso. Parece que intentaba dar pena siempre solo, siempre solo".
Saray rompe a llorar
Así las cosas, en el momento en el que Saray se enfrentó con un Ángel que le reprochaba que sólo en ese momento le había preguntado qué tal estaba, rompió a llorar y se encerró en el baño: "
  No quiero hablar ahora contigo, me duele muchísimo que te quedes solo con eso de mí".