Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vestimos a Mercedes Milá para GH11

"Sabe apostar y arriesgarse cuando la ocasión lo requiere. Yo, después de verla de gótica en GH, no sé hasta dónde puede llegar", son las palabras que le dedica Maite Méndez de Vigo, la estilista de Mercedes Milá, a su jefa. La presentadora de Gran Hermano ha convertido de su atuendo en un elemento inseparable de reality. Nadie lo sabe pero todo el mundo se pregunta qué llevará en GH11. telecinco.es y sus lectores le ayudan a decidirse.
Primero fueron los chalecos reivindicativos, después los smokings y en la última edición, GH10, los trajes regionales de las Comunidades Autónomas españolas. El secreto mejor guardado de la undécima etapa del programa a tan sólo un mes de su inicio es cómo se vestirá Mercedes. Sólo se sabe una cosa con certeza: será la sorpresa del siglo.
En el blog de Maite, la estilista de la presentadora, los usuarios realizaron un 'brainstorming'con sus propuestas para vestir a Mercedes. La imaginación de los lectores no tiene límites y . La han ataviado de todas las formas posibles: de Marlene Dietrich a Natalia Rodríguez; de animal abandonado a Cleopatra, reina de Egipto. aquí puedes comprobarlo
Sin embargo, con las pistas que dio antes del verano sobre cómo será GH11, la redacción de telecinco.es ha apostado por  que sufre todo el planeta. Pensamos que puede vestir como la superwoman que nos salve a todos, la monjita que reza para que no suba el paro o el que se despreocupa de la situación entonando el 'carpe diem'. vestirla en relación a la crisis rockero pasota
¿Reivindicará o denunciará?
En cualquier caso, será Mercedes quien decida. Puede que denuncie injusticias, como cuando se puso sus chalecos en Gran Hermano 8. Una temporada en la que la discriminación sexual, el bulling escolar o la destrucción de la naturaleza eran criticados en sus prendas. Tan lejos llegó Mercedes con esta iniciativa que hasta tuvo el valor de quejarse de los guardarrailes, las vallas que mutilan y matan cada año a miles de motoristas en las carreteras españolas.
No obstante, el año pasado homenajeó a los diferentes pueblos que componen España introduciéndose en las prendas más características de su folclore. Del País Vasco a las plazas africanas, de Cataluña a Galicia, Mercedes se convirtió en un fraternal nexo entre todos ellos. Todo un gesto contracorriente, a juzgar por la que estaba cayendo en la política nacional por aquel entonces.
Amiga del vestir, pero no del presumir
Lo que es seguro es que Mercedes no abandonará su estilismo al capricho de las marcas o las modas. Intentará comunicarse, que para algo es su vocación natural, y no lucir trapos sin más. Y menos por las marcas. Una prueba de ello es que a su propia ropa le arranca las etiquetas porque le pican, tal y como reveló su estilista en esta entrevista en telecinco.es.
También dijo que su jefa odia los tacones porque le resultan cómodos para caminar, rechaza los pantalones de pitillo y no experimenta con las intrincadas ingenierías modernas del sujetador: para realzar su pecho -estupendo según Maite- incendia el plató sólo con que se ponga un corsé de Andrés Sardá.
Como se ve, es una mujer clásica. Una mujer clásica que devuelve a la ropa su valor ancestral: la expresión.