Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los concursantes de las Casa 11 planean el 'atraco perfecto'

El cuarto reto al que se enfrentan los concursantes les convertirá en expertos ladrones de guante blanco. El objetivo esta semana consiste en abrir una caja fuerte con una combinación de cuatro dígitos y protegida por un circuito electrificado. Si fallan, además de quedarse sin comida ¡se llevarán un buen calambrazo!
Siguiendo las instrucciones de la prueba, los chicos de la Casa 11 se han dividido en dos grupos. Durante la semana deberán ensayar el asalto final, que debe llevarse a cabo sin errores, y averiguar la clave de acceso.

No es nada fácil acceder a la caja fuerte. A través de una escalera colgante se llega al 'banco', donde encontrarán una llaven en forma del signo de Omega. Con ella deberán recorrer un intrincado laberinto metálico sin tocarlo en ningún momento. Si lo tocan, tres de ellos y  dos del equipo contrario, todos ellos provistos con cinturones especiales, recibirán una descarga eléctrica.  Cada día tendrán que completar 40 vueltas al circuito, 20 por cada equipo para conseguir un número de la clave.
Cada vez que superen el circuito tendrán una oportunidad para introducir la contraseña en la caja fuerte. Además Gran Hermano les irá dando pistas del código mediante acertijos.
Existe la remota posibilidad de que introduzcan la clave de manera aleatoria (hay 10000 posibilidades), pero tener la combinación no garantiza superar el reto. Sólo ganarán si realizan la prueba con el traje negro y los cinturones bien colocados en todo momento  y si el atraco final se lleva a cabo sin cometer ningún error. ¿Misión imposible? ¡Pronto lo sabremos!