Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un streaptease para Mirentxu

En menos de una semana, la casa de Guadalix ha celebrado ya dos cumpelaños. El primero, el de Iván, el día siguiente del inicio del concurso. Ayer le tocaba el turno a la vasca.
La ocasión lo merecía, y en un encierro como el de Gran Hermano cualquier excusa es buena para preparar una fiesta. Y así fue. Copas, música y risas acompañaron  en su 70 aniversario a la veterana que, por una vez, aguantó despierta hasta la madrugada.
La velada la completaba un desfile de ropa diseñada por Ana Toro, una de las mejores amigas de Mirentxu dentro de la casa. Estrenaba la pasarela Gisela, con una minifalda, más mini que nunca, y un top con un escote de vértigo.
Iván, con vaqueros, americana marfil y bufanda blanca, organizaba y enseñaba a desfilar a sus compañeros. Sin embargo, sus consejos no eran muy bien aceptados por 'la diseñadora', que prefería un desfile "en plan cachondeo".
Con ese espíritu de juerga, Ana proponía al grupo ". El baile consistía en separar las piernas, flexionarlas y agitar el trasero descoordinadamente. "bailar cateto como mi padre, me encanta, es muy divertido
Pero una fiesta en la casa de Guadalix no es completa si no hay baile de Julio. El canario dedicaba su streaptease a Mirentxu. Caracterizado de jardinero y embadurnado de aceite, el joven sacaba a la 'cumpleañera' a bailar. Divertida, pero algo escandalizada, la vasca solicitaba que el desnudo fuera 'light', y protestaba: "está lleno de grasa".
La concursante más madura de todas las ediciones de Gran Hermano daba por finalizada su fiesta sobre las dos de la madrugada, cuando intentaba coger el sueño mientras el resto acababa con las existencias de whisky. Esta mañana, protegiendo sus ojos con unas gafas de sol oscuras, la vasca ha recuperado fuerzas con un desayuno de los que hacen historia.