Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julián, al ver su discusión con Carlos: "Me arrepiento de mi reacción, por eso me fui"

Al ver las tremendas imágenes de su discusión con Carlos Lozano, Julián ha dicho que se arrepentía de que la gente haya tenido que ver esa cara de él y que ese era el motivo que le había llevado a abandonar el concurso. Aunque también ha afirmado que la mayoría de las discusiones en la casa son impostadas. En cuanto a su relación con las chicas de la casa, ha asegurado que no tuvo nada con Belén y que Laura no le deja indiferente. Por último, ha confesado que sus hermanos no le han llamado.

Serio, pero mucho más relajado, Julián Contreras ha entrado en el plató de 'GH VIP' dos días después de abandonar la casa de Guadalix voluntariamente. Julián asegura que él entró en la casa con unos problemas que todo el mundo conocía, pero que aun así valora su paso por 'GH VIP' de forma muy positiva porque le había ayudado a superar algunos de sus problemas y a conocerse mejor como persona. Tan educado como siempre, Julián ha explicado que no ha abandonado la casa por culpa de ninguno de sus compañeros y que el motivo real había sido su situación personal.
Humillado, insultado, con faltas de respeto y completamente derrotado mentalmente, así es como entró Julián Contreras al confesionario para comunicarle al Súper su decisión de abandonar la casa de Guadalix. Tras la fuerte discusión con Carlos, Julián perdió todas las fuerzas que le quedaban y se quedó completamente agotado y sin ganas de seguir adelante. El concursante estaba saliendo de una situación muy complicada de su vida que le llevaba a no querer salir casi de casa y la tensión que se había apoderado de la casa, no era el ambiente más apropiado para él. Antes de que Julián tomara esta drástica decisión, Laura le suplicó entre lágrimas que recapacitara y no abandonara el concurso.
Jordi ha intentado saber qué estaba pasando en la casa para que él hubiera abandonado y Rosa Benito estuviera casi feliz de haber sido expulsada, y Julián le ha explicado que la situación era casi insoportable porque la mayoría de las discusiones que se producían eran provocadas y no fruto de los roces de la convivencia que eran casi inexistentes. Según ha explicado, alguien les dijo que había que agitar la convivencia y algunos lo intentaron con tanta fuerza que se les ha ido de las manos. Belén Esteban ha querido que Julián supiera que ella le había defendido en numerosas ocasiones y que le parecía que su decisión de abandonar la casa había sido la más acertada porque a ella no le gustaba verle en la situación que le había visto con las cuerdas y le ha dado la enhorabuena por el concurso que había realizado.
Fran Nicolás ha regresado a la casa con la escopeta cargada y convencido de que en la casa solo hay una regla: "Cazar o ser cazado". Una actitud que ha puesto la casa patas arriba y que él ha querido llevar al límite. Fran se ha puesto el chaleco de cazador y con ayuda de Carlos ha planteado una estrategia de cazar "pajarracos y conejitos" dentro de Guadalix. Una actitud ante la que Julián no estaba dispuesto a caer y que ya en plató, le ha hecho a dejar claro que el conejito va a estar fuera esperando al cazador: " Cuando salga espero que tenga bien repetir lo que ha dicho de manera sibilina lo que ha dicho de mi madre", ha asegurado.
Al ver las tremendas imágenes de su discusión con Carlos Lozano, Julián ha comentado que aunque eso siempre iba a tener un poso residual en él, anímicamente estaba intentado enterrarlo cuanto antes y olvidarse del tema. Pero sobre todo, ha dejado claro que se arrepentía de su comportamiento, de su reacción y de que la gente haya tenido que ver esa cara de él y que ese era el motivo que le había llevado a abandonar el concurso porque él no es esa persona. En ese momento, Lydia Lozano ha querido saber por qué se había puesto así si había asegurado que las discusiones eran impostadas y Julián le ha explicado que ellos no entraban en las discusiones, pero que cuando les había tocado los temas personales, la cosa había cambiado.
Tras la tempestad, no llegó la calma a la casa de Guadalix. Carlos estaba indignado porque le había acusado de vender su vida cuando él no ha vendido nada más que el bautizo de su hija, al mismo tiempo que Julián estaba muy afectado y con la idea de marcharse de la casa lo antes posibles. El joven está cansado de ser una víctima y tener que soportar comportamientos a su juicio "misóginos" hacía sus compañeras y tener que estar callado. La situación estaba muy tensa y el resto de concursantes aunque no quería echar más leña al fuego, no han podido evitar posicionarse en uno de los bandos y hacer algún que otro comentario que ha vuelto a alterar los ánimos.
El Súper reunió a los concursantes en el confesionario para comunicarles que Julián había tomado la decisión de abandonar la casa y las reacciones de ellos fueron muy dispares. Sema ha sido el primero echarse las manos a la cabeza y culpar a Carlos y a Fran del abandono de su gran amigo. Carlos ha querido frenar la situación y le ha pedido al Súper que dijera algo pero además, ha ofrecido a sus compañeros la posibilidad de empezar de cero, pero la mayoría han considerado que era demasiado tarde. Ya en plató, Juliá no ha podido contener la reacción de defensa de sus compañeros y ha comentado que se alegraba de que su salida pudiera haber hecho que se suavizaran las casas en la casa: "Igual yo era el plato que se tenía que romper".
"Laura tiene muchas cosas, muchas muy positivas y entre ellas, que tiene muchísima personalidad y es muy temperamental, y eso hace que la relación con ella pueda ser un poco complicada", así ha descrito Julián a la que fuera su gran amiga dentro de la casa. Julián cree que Laura es una gran mujer que no deja indiferente a nadie, pero le ha aclarado a Marta López que no había sentido nada por ella dentro de la casa.
Mientras Carlos intentaba buscar una excusa externa al repentino abandono de Julián y se enfadaba muchísimo al ver que sus compañeros le estaban convirtiendo en un mártir, Sema, Raquel, Laura y hasta Rappel lloraban a lágrima tendida la marcha de su gran apoyo en la casa. Unas imágenes que han llenado de tristeza a Julián, a quién no le gusta ver sufrir a las personas a las que les ha cogido tanto cariño. Sin embargo, ha querido volver a dejar claro que Carlos no era el responsable de su marcha de Guadalix.
Marta López ha aprovechado la ocasión para saber si los hermanos de Julián le habían llamado para saber cómo se encontraba y se ha encontrado con un “No, no me han llamado”. Una respuesta que ha entristecido a la colaboradora, pero que Julián ha intentado matizar explicando que sus hermanos no tienen ninguna obligación de llamarle para ver cómo se encuentra. Sin embargo, Marta ha recordado como sí su hermano llamó cuando su otro hermano participó en otro programa de televisión.
Julián se ha llevado una alegría al ver el vídeo en el que quedaba claro que él en ningún momento dijo que le había puesto una "trampa para ratones" a Carlos Lozano y que se acaba de demostrar que lo que dijeron Fran Nicolás y Alejandro era mentira. Sin embargo, Ángela Portero le ha rebatido su postura diciéndole que aunque no pronunció el nombre de Carlos estaba claro que se estaba refiriendo a él, pero Julián le ha explicado que en las fiestas no bebía de más solo Carlos y que él hizo ese comentario refiriéndose a Carmen, quién tenía un comportamiento un poco raro: "Lloraba desconsoladamente y después de cinco minutos en el confesionario, se ponía a bailar sobre el sofá", ha apuntado.
Cambiando de tema radicalmente, Marta López ha querido saber qué había pasado entre Julián y Belén antes de 'GH VIP' porque sus amigos habían confirmado que habían tenido un affaire, pero Julián le ha aclarado que eso no era cierto y que él solo había visto a Belén en persona una vez antes de coincidir con ella dentro de la casa de Guadalix.
Aunque algunos de sus compañeros le han calificado de "penurias", Julián nos ha regalado momentos muy divertidos durante su paso por 'GH VIP'. El concursante ha mostrado su cara divertida, tierna, sensible, responsable, cariñosa... pero sobre todo, ha conseguido llegar al corazón de sus compañeros.
Al ver algunas de las bonitas palabras que habían dicho sus compañeros sobre él, Julián ha tenido la sensación de que no había hecho el mejor concurso del mundo, pero que había cumplido su objetivo: hacer la vida más fácil a sus compañeros. El concursante se ha emocionado porque no esperaba algo así y Rosa Benito ha querido levantarse para abrazarle y demostrarle lo mucho que le quiere.