Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bibiana Fernández,a Pepe: "Yo también pienso en ti, incluso cuando no hablamos"

Muy amiga de sus amigos, Bibiana Fernández ha visitado 'Hay una cosa que te quiero decir' para sorprender a una de las personas más importanes de su vida: Pepe. Bibiana y Pepe se conocieron en el año 84. Ya por entonces, Pepe era fan incondicional de la artista, con la que entablo una gran amistad. Treinta años después, Bibiana quiere agradecerle su fidelidad y su cariño. "Yo también pienso en ti, incluso cuando no hablamos."

Para Bibiana Fernández los amigos son su bien más preciado. Son su familia, sus confidentes, su gran apoyo... Bibiana es muy amiga de sus amigos y, por eso, ha querido rendir un sincero y emotivo homenaje a uno de ellos, a uno de esos amigos que a pesar de la distancia siempre están presentes en nuestras vidas.
Pepe ha sido el destinatario del mensaje de Bibiana Fernández. No se lo esperaba. Al ver a su adorada Bibiana, Pepe se ha roto. Bibiana, su amiga, su ídolo, estaba al otro lado del sobre y sin poder contener las lágrimas le ha pedido que hablara "Yo te pedí por 30 años de amistad, de cariño, de lealtad, de fidelidad, de temas que ya no se llevan, por estar siempre pendiente del teléfono, por estar siempre pendiente de mí, cuando salgo en la tele, cuando voy, cuando vengo, cuando salgo y cuando entro, cuando tengo pareja y cuando estoy sola. Por esos 30 años de amor he pedido que estuvieras aquí, por tu lealtad y tu cariño. Porque yo también pienso en ti incluso cuando no hablamos."
Bibiana: "He dejado el amor de lado"
A punto de cumplir 60 años, Bibiana no tiene ganas de echarse novio. "He dejado a los hombres de lado pero la amistad no. He dejado el amor de lado porque me ha dado momentos muy felices pero también muchos quebraderos de cabeza. Llega un momento de la vida en la que una quiere un poco tranquilidad. Sin fanatismos", ha dicho Bibiana, que ha reconocido que le cuesta llorar porque una vez que empieza ya no puede parar.