Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa, a Eva: "Quiero invitarte a que compartas una canción conmigo"

Con apenas tres años, Eva dejó de ver tras sufrir un tumor. Ahora, centra su vida en un objetivo: la música, sin embargo, encuentra múltiples obstáculos. Rosa López es su ejemplo a seguir y la cantante, presente en plató, no podía evitar las lágrimas escuchando su hist

Rosa López llegaba al plató de 'Hay una cosa que te quiero decir' declarando ser seguidora del programa. "¿Lloras?", quería saber Jorge Javier Vázquez, pero Rosa respondía: "Voy de dura, hay que ser fuerte en todo. Porque la vida está llena de momentos muy bonitos pero a veces también hay momentos… Lo mejor es tener fuerza, ilusión y ganas". La cantante asegura que es feliz, pero también reconoce que ha habido momentos en los que ha querido dejarlo todo: "Todos hemos tenido momentos que nos venimos abajo pero siempre hay alguien que te apoya, te vienes tan abajo que no piensas en ti, piensas en los demás y es cuando resurges".
La cantante tuvo problemas con su voz por lo que pasó por momentos complicados, sin embargo, tras pasarlo, Rosa explicaba: "Cuando te importa algo y hay tanta gente detrás se convierte en una gran responsabilidad, te debes a un montón de personas". Quizá, algo parecido ha tenido que sentir la protagonista de la historia de la que Rosa iba a ser cómplice. Ambas comparten un sueño, la música y Eva está encontrando dificultades.
Entonces entraba la madre de Eva en plató. Eva María ha estado junto a su hija en momentos muy difíciles, con tan solo tres años, le detectaron un tumor que le rompió la base del cráneo. La niña tuvo que ser operada de urgencia y perdió la visión. Tras muchos años de lucha, Eva ha recibido el alta médica y ahora quiere cumplir su sueño: cantar. Rosa López es su modelo a seguir. Un día, tras un concierto en el Palau Sant Jordi, Eva pudo conocerla. Estuvieron juntas en el camerino y, desde entonces, no ha dejado de seguir sus pasos.
Y, por fin, Eva entró en plató. La joven no podía evitar emocionarse cuando escuchaba la voz de su madre, que le decía: "Te he traído aquí un poquito engañada porque sé que la vida ha sido muy injusta contigo, sé que tu sueño es la música y que algún día tendrás tu momento, estaré ahí para apoyarte, seré tus ojos y tus manos porque eres una persona luchadora y valiente, no te tienes que rendir".
Con Jorge Javier al lado, Eva explicaba que está encontrando muchos problemas en el camino. Reiteraba que su sueño es la música, y citaba a Rosa como una de sus cantantes favoritas: "me gusta todo, es una gran cantante, tiene una voz espectacular es una persona de una valía incalculable, sensible, tiene una capacidad de superación impresionante, es una de las personas que más admiro…", "¡Qué bonito! ojalá lo esté viendo", decía Jorge Javier mientras Rosa se situaba frente a ellos.
"¿Te importa que coja tu mano?", le preguntaba el presentador, pero entonces, la cogió Rosa y ambas se abrazaban. "Es increíble la fuerza que tienes, la energía que transmites, es increíble", le decía Rosa. "No me he imagina que fuese ella, no sé cuando lo he sabido, ha sido intuición, me lo puedo creer esto no me puede estar pasando a mí, que alguien me pellizque", decía Eva entre risas.
"Creo que lo más importante es trabajar y luchar pero para no rendirse nunca", le aconsejaba Rosa y, entonces, le daba una sorpresa. "Estaría encantada de invitarte, que compartieras conmigo una canción cuando tú quieras, en Barcelona, con músicos, todo coordinado, en un escenario, sería para mía una cosa… De verdad". "Por supuesto que sí", decía Eva tímida y aún sorprendida.
Tras la sorpresa, Eva se rencontraba con su madre y, junto a ella, escuchaban en primera fila la intervención de Rosa.