Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tamara Falcó, a Milagrosa: "Ver tu lucha diaria me llena de esperanza"

Tamara Falcó se convierte en cómplice de la historia de superación de una niña guineana que consiguió sobrevivir a un nacimiento con tan solo cuatro meses y medio de gestación. Además, la hija de Isabel Preysler recibe una emotiva sorpresa de una de sus empleadas.

Tamara Falcó se convierte en cómplice de la historia de superación de una niña guineana que consiguió sobrevivir a un nacimiento con tan solo cuatro meses y medio de gestación. En el hospital fue testigo directo del sufrimiento de la familia y de las ganas de vivir de la niña. Su abuela ha querido sorprenderla llevando al programa a su "amiga" Tamara para que esta le mandase un mensaje de apoyo. "Ver tu lucha me llena de esperanza, gracias por haber aceptado la invitación", asegura Tamara entre lágrimas de emoción. La pequeña Milagrosa solo tuvo palabras de elogio para ella: "Ella es buena, amable, simple y divertida".
De cómplice a destinataria

Tras ser cómplice en la historia de la pequeña Milagrosa, Tamara recibió la sorpresa de Bety, una de sus empleadas. "Me he quedado sin palabras y eso no me suele pasar. Es una mujer súper valiente y me ha cuidado mucho", aseguraba Tamara Falcó al escuchar las palabras de agradecimiento de Bety.
Tamara Falcó se sincera con Jordi González
"Tengo muchos deseos de ser madre, Creo que ahora mismo mi vocación es el matrimonio”, La hija de Isabel Preysler tiene claro que quiere ejercer la maternidad, lo que no tiene tan claro es cuándo y junto a quién. “Ahora mismo no estoy con nadie”, aseveraba Tamara que se definió a ella misma como “romántica y práctica”.  
Tamara Falcó es una persona muy religiosa y no sólo reza el Rosario para desestresarse o evitar males, Tamara asegura que, siempre que puede, lleva un vaporizador de agua bendita en el bolso por lo que pueda pasar. "Cuando no rezo el Rosario me siento más débil", la joven cuenta a Jordi González lo qué le llevó a cambiar de vida y volverse una persona tan religiosa