Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jose: "Yo no puedo esperar, la vida es corta"

Tras el ingreso en el hospital de la madre de Lola, los recuerdos de Rai han provocado el alejamiento con Jose. La residente no está dispuesta a esperar ya que está convencida de que Rai aún está enamorado de Lola, por ello toma una drástica decisión: marcharse del Central, ¿Conseguirá Rai que cambie de opinión?
Una enferma de cáncer que on quería tratarse ingresó en el hospital y Jose era la encargada del caso pero, cuando su adjunto supo la identidad del paciente los recuerdos comenzaron a atormentarle. Se trataba de Dolores, la madre de Lola, quien creía que su destino iba a ser el mismo que el de su hija por lo quese negaba a operarse.
Rai hizo todo lo que pudo para que la mujer cambiara de opinión, se trataba de un caso especialmente sensible ya que Lola, su anterior pareja, murió tras sufrir un grave caso de cáncer. Sin embargo, las enfermedades de la madre y la hija no eran igualmente agresivas, Dolores podía recuperarse con tan sólo una operación y unas sesiones de quimioterapia.
Jose observaba desde una distancia prudente cómo evolucionaba la actitud de su adjunto hasta que este decidió encargarse en solitario del caso. La residente no sabía cómo reaccionar hasta que se dio cuenta de que lo que en verdad atormentaba a Rai no era la negativa de Dolores a tratarse, sino los recuerdos de Lola, "sigues enamorado de ella", le decía y Rai no lo negó.
Los días pasan y la actitud de Rai no cambia. Ella intenta acercarse, provoca su reacción... pero Rai no reacciona, evita abordar el tema y le rehuye. Ella no puede soportar esta situación y decide tomar una decisión desesperada: marcharse a Galicia. Allí hay plazas fijas bastantes y, como le dice a Maca, "necesito cambiar de aires".
No se lo dice a Rai pero, cuando este se entera, intenta detenerla. Sin embargo, la decisión está tomada y Jose es tajante, "el juego se ha acabado". Para la residente la situación es insostenible y no hay solución posible: "tú a mí me gustas mucho pero sigues dándole vueltas al pasado y yo no puedo estar así. No puedo esperar a que te aclares, la vida es corta".