Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AMP- Andalucía tendrá el primer comité autonómico para autorizar investigaciones con preembriones

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado este martes la creación del Comité de Investigación con Muestras Biológicas de Naturaleza Embrionaria, que permitirá agilizar la autorización de trabajos científicos fundamentales para la mejora del conocimiento y el tratamiento de enfermedades como la diabetes y el cáncer.
Según ha explicado en rueda de prensa la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, se trata del primer organismo autonómico en España que tendrá "capacidad plena" para evaluar y dar luz verde a este tipo de proyectos, ya que se constituirá como entidad homóloga a la que desarrolla estas funciones en el ámbito estatal (la Comisión de Garantías para la Donación y Utilización de Células y Tejidos Humanos), cuyo informe favorable ya no será necesario.
El nuevo comité unificará los dos que hasta ahora se encargaban en Andalucía de evaluar los trabajos científicos con preembriones humanos sobrantes de técnicas de fecundación 'in vitro' y aquellos otros vinculados a reprogramación celular con fines terapéuticos. Su creación se dispone en un proyecto de ley, que cuenta con el aval del Consejo Consultivo, aprobado este martes por el Ejecutivo andaluz, que modifica las normas reguladoras de ambas materias, vigentes desde 2003 y 2007, respectivamente.
Junto con esta unificación y la autonomía de funcionamiento, el futuro organismo incorporará también la evaluación de los aspectos éticos de los trabajos científicos, que hasta ahora desarrollaba el Comité de Bioética de Andalucía, con la consiguiente simplificación de plazos y procesos. Adscrito a la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, estará integrado por especialistas de reconocido prestigio en terapia celular, medicina regenerativa, bioética y derecho vinculado a temas biomédicos.
La consejera ha señalado que Andalucía es una vez más una comunidad pionera, regulando este comité, homólogo al recogido en la Ley estatal de investigación biomédica, con el que se da respuesta a las demandas de los investigadores. Ha apuntado que la voluntad de la Junta es colaborar y cooperar con la administración central en esta materia, pero con autonomía.
CONSULTA ANTE PROYECTOS CON MATERIA DE ORIGEN EMBRIONARIO
El nuevo órgano deberá ser consultado preceptivamente en relación con los proyectos en los que se utilice material de origen embrionario o técnicas de reprogramación celular, tales como los relativos a investigación con células troncales embrionarias humanas y con preembriones para la derivación de líneas celulares, o la activación de ovocitos mediante transferencia nuclear. Estos trabajos tienen como principales finalidades conocer el mecanismo por el que las células se diferencian y analizar el funcionamiento de las enfermedades para conocer mejor su evolución.
Entre otras funciones, el Comité centrará también su trabajo en asegurar las garantías científicas, éticas y legales de los proyectos; evaluar su factibilidad y la cualificación del equipo de investigación; ponderar el balance de riesgos y beneficios; asegurar la trazabilidad de las muestras de origen humano; coordinar sus actividades con las de otros comités similares, y velar por la confidencialidad.
Las investigaciones con células madre embrionarias permiten el desarrollo de proyectos para avanzar en el conocimiento y tratamiento de enfermedades como la diabetes, lesiones medulares o diversos tipos de tumores, por ejemplo los de las leucemias en niños. Andalucía fue en 2003 la primera comunidad autónoma que reguló por ley estas innovaciones.
Por su parte, las técnicas de reprogramación celular consisten en modificar las características de una célula adulta de un individuo, retrocediendo en su desarrollo evolutivo de forma que pueda generar células madre pluripotenciales capaces de dar origen a cualquier tipo de tejido u órgano y ser posteriormente implantadas en el propio donante.
Todo ello permite obtener tejidos u órganos compatibles con el donante de la célula adulta, evitando el problema del rechazo. Estas técnicas, conocidas como 'clonación terapéutica', también fueron reguladas por primera vez en España a través de la ley andaluza aprobada en 2007.
En los últimos diez años, el Comité de Bioética de Andalucía ha autorizado 57 proyectos en estas dos materias, 27 de los cuales ya han finalizado, desarrollados en centros sanitarios y de investigación de la comunidad autónoma.
Esta producción científica se engloba en la red de investigación sanitaria que el Gobierno andaluz viene impulsando en las últimas décadas, con una actividad que se ha traducido en 333 ensayos clínicos autorizados y unas inversiones que este año superarán los 66 millones de euros.
La investigación sanitaria se canaliza a través de los centros asistenciales públicos, los institutos de investigación biomédica y la Iniciativa Andaluza de Terapias Avanzadas, que a su vez se compone de tres programas: Terapia Celular y Medicina Regenerativa; Genética Clínica y Medicina Genómica, y Nanomedicina.
Estas tres líneas de trabajo se desarrollan fundamentalmente en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), en Sevilla; el Centro Pfizer-Universidad de Granada-Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo), en Granada, y el Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología (Bionand) de Málaga, respectivamente.
La red de centros de investigación biomédica se completa, entre otros, con el Biobanco del Sistema Sanitario Público de Andalucía, que integra el Banco Andaluz de Células Madre; el Centro Andaluz de Secuenciación Genómica Humana de Sevilla, que alberga el proyecto Genoma Médico, y el Laboratorio Andaluz de Reprogramación Celular (Larcel), en colaboración con la Universidad de Michigan (Estados Unidos).