Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Aguará la lluvia la fiesta en Mónaco?

Si llueve durante la carrera, será una lotería. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Si las previsiones meteorológicas no cambian, lloverá el domingo durante la carrera. Hay un 80% de probabilidad de agua, y por consiguiente, de que la carrera se convierta en una auténtica locura. Los últimos precedentes de lluvia no son nada alentadores: En 1996 sólo terminaron la carrera tres pilotos y en 1997, diez.
Incluso Fernando Alonso, experto conductor en condiciones de lluvia, ha manifestado sus deseos de que el agua no haga acto de presencia durante la carrera: "Si llueve será una lotería, una locura". El español sabe bien lo que dice. Este año será el primero que los monoplazas no llevarán el control de tracción en el circuito donde quizá más se necesite.
Algunos de los efectos que provoca su ausencia se pudieron comprobar en los entrenamientos libres: Pasadas de frenada en zonas donde habitualmente no se tenían problemas, derrapes (que se lo pregunten a Nelsinho), alguna excursión y algún roce contra las protecciones, como el que tuvo Alonso en los segundos libres, donde perdió su alerón trasero.
Los dos últimos precedentes de carreras con agua en el circuito de Montecarlo son bastante malos. El último Gran Premio de Mónaco bajo la lluvia fue en 1997. Sólo diez pilotos terminaron la carrera aquel año. El podio lo formaron Michael Schumacher, Rubens Barrichello y Eddie Irvine.
Peor todavía es el precedente anterior. En el Gran Premio de 1996, sólo cuatro pilotos pudieron cruzar la línea de meta del trazado monegasco: Olivier Panis, que llevó la victoria, David Coulthard y Johnny Herbert.
En vista de las predicciones meteorológicas para este domingo, a los pilotos sólo les queda encomendarse a Santa Devota.