Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez-Buylla cree que lo mejor de los avances científicos "está por venir, si no acabamos con el Planeta"

Matiza que la generación de nuevas neuronas aún "no es sinónimo de curación de enfermedades degenerativas"
El neurocientífico mexicano Arturo Álvarez-Buylla, galardonado con el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, conjuntamente con los también neurocientíficos Joseph Altman y Giacomo Rizzolatti, considera que no todo está descubierto en cuestión de avances científicos, y que "lo mejor está por venir". "Claro", alertó, "si no acabamos antes con el planeta, o marginamos la actividad creativa y la imaginación de los pueblos".
En su discurso durante la ceremonia de entrega de los premios, Buylla ha destacado los avances en materia científica, y concretamente su campo, la neurogénesis, durante las últimas décadas, pero ha hecho un llamamiento, frente a los que piensan que "todo está descubierto", para "encontrar nuevas estrategias en la reparación del sistema nervioso". En este sentido, apuntó que tenemos mucho que aprender de otros organismos.
Así, ha destacado que la naturaleza aún "nos opaca" en materia científica y tecnológica, destacando a modo de ejemplo "la regeneración de extremidades en una salamandra, los viajes oceánicos del albatros o el olfato de un perro". "La naturaleza", matiza, "nos muestra siempre su sorprendente tecnología". Sin embargo, ha alertado de que "cada vez con mayor frecuencia despreciamos y destruimos formas de vida que tienen mucho que enseñarnos". "Como seres vivos", según Buylla, "nuestro futuro está en la biología; tenemos mucho que aprender de otros organismos y de nosotros mismos".
LA NEUROGÉNESIS AÚN NO CURA
Según el neurocientífico mexicano, "se piensa que nuevas neuronas es sinónimo de curación de enfermedades neurodegenerativas". Pero "la cosa no es tan sencilla". "Existen muchos tipos de células nerviosas y sólo unas cuantas son producidas en el adulto", y cuando "en estas enfermedades las neuronas mueren, corresponden a los cimientos del ensamblaje cerebral, por lo que se hace difícil o imposible su reemplazo". Además, alude a los "mecanismos naturales endógenos del cerebro", y a la formación en "etapas embrionarias o fetales de los elementos neuronales", como obstáculos para la investigación en esta línea. Sin embargo, el investigador tienen claro que "a pesar de todas estas limitaciones, el proceso de reemplazo neuronal sí que es posible para ciertos tipos de neuronas, lo que nos alienta a continuar explorando mecanismos celulares para la reparación neuronal".
A modo de ejemplo, el científico ha hecho un extenso repaso de los avances en materia de neurogénesis y de conocimiento del funcionamiento nervioso a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, comenzando por "el trabajo pionero de Joseph Altman en los años 60, que dio las primeras evidencias de la presencia de neuronas nuevas en algunas regiones del cerebro adulto". Se rompía de esta forma el "dogma" sobre la imposibilidad de reemplazar células nerviosas.
Ha destacado también el trabajo de Rizzolatti, en la identificación de las 'neuronas espejo', "presagiando una nueva etapa en la comprensión del cerebro", y subrayado los estudios de Fernando Nottebohm y sus colaboradores en la década de los 80, muestras "electrofisiológicas, anatómicas y de conectividad que dejan poco espacio a la duda".
Arturo Álvarez-Buylla ha agradecido, "el premio, ha destacado la vinculación de su familia con Asturias, y ha mostrado su deseo de que "el gran salto que ha dado España en el impulso a la ciencia, la cultura y las artes en los últimos 30 años sirva de ejemplo a otros países y en particular a Latinoamérica".