Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Los sindicatos piden a los mineros que abandonen los encierros y vuelvan al trabajo

La Federación de Industria de CC.OO. y Fitag-UGT han pedido a los mineros del carbón que abandonen los encierros y vuelvan al trabajo y a las empresas que retornen a la "normalidad " a partir de mañana "para dar un giro a las movilizaciones del sector", después de que ayer la reunión de la comisión de seguimiento del carbón no llegase a ningún acuerdo.
El secretario general de la Federación de Industria de CC.OO., Felipe López, ha explicado que ambas formaciones llamarán a la vuelta a la actividad a las empresas mineras, y ha anunciado que, dentro de unos días, convocarán el nuevo calendario de movilizaciones". Según CC.OO, "el sector va a recargar las pilas para ponerse, una vez más, en una movilización indefinida hasta que este Gobierno admita que ha perdido la razón".
La intención de los sindicatos es continuar reuniéndose para darle "aire nuevo" a las actuaciones que van a llevar a cabo. "Si alguien piensa que esto va a acabar aquí, está absolutamente equivocado", ha subrayado el secretario general de Fitag-UGT, Víctor Fernández, quien ha tachado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al ministro de Industria, José Manuel Soria, y al secretario de Estado de Industria, Fernando Martí de "mentirosos y humilladores".
Ambas organizaciones sindicales han denunciado la actitud del Ministerio de Industria, que durante el encuentro de ayer planteó que no tenía capacidad para llegar a acuerdos que solucionen el conflicto de la minería y pidió al sector que plantee una nueva propuesta por escrito.
Fernández ha recalcado que el sector minero "no va a parar hasta que el Ejecutivo ceda en sus pretensiones de cerrar la minería del carbón, de destruir puestos de trabajo y de convertir las comarcas mineras en guetos". Para CC.OO., la postura adoptada por Industria en la reunión de ayer supone "la mayor humillación sindical que ha ocurrido en muchos años".
Para López, "esto demuestra que hay una apuesta clara por parte del Gobierno que no tiene nada que ver con las justificaciones económicas ni con las restricciones presupuestarias". "Es una decisión que camina inexorablemente hacia el cierre de la minería", ha destacado.
Así, Fitag-UGT y la Federación de Industria de CC.OO. se han negado a volver a enviar una propuesta escrita al Ministerio de Industria, "porque eso ya se ha hecho y no ha servido de nada", y han insistido en que " si quieren negociar a través del carteo, que manden ellos la primera carta".
"LO QUE ESTÁ PASANDO EN EL CARBÓN SUCEDERÁ EN TODO EL PAÍS"
El dirigente de Fitag-UGT ha avisado de que lo que está ocurriendo en el sector del carbón "acabará sucediendo en todo el país", pues considera que "es la forma de operar de este Gobierno". "Si hay que hacer las cosas, que se hagan, pero con valentía y la verdad por delante", ha reclamado.
Víctor Fernández ha criticado que el Ministerio de Industria les pida que realicen una nueva propuesta para la solución del conflicto por escrito "cuando los dos sindicatos han presentado ideas viables y que no suponían variaciones en los presupuestos de 2012, aún destruyendo empleo en la minería".
En su opinión, esto responde a una estrategia del Ejecutivo para acabar con la unidad entre UGT y CC.OO. "Que no se equivoque nadie, porque la unidad entre estas dos centrales no la van a romper", ha asegurado Fernández.
En la misma línea se ha mostrado el secretario general de Industria de CC.OO., quien cree que el Gobierno tiene un plan para acabar con la sintonía entre ambas formaciones "porque son interlocutores incómodos". "Buscan a alguien más cercano a sus posiciones. Posiblemente estén acariciando la idea de llegar a un acuerdo con alguien que asuma los planeamientos de cierre, que es su pretensión final", ha aseverado.
No obstante, los dos sindicatos han destacado que este "parón" no significa que se abandonen las movilizaciones, "sino que se trata de asumir que el escenario es diferente, ya que el Ejecutivo pretende llegar a matar el el problema por la vía del desgaste, y eso no va a ocurrir".
"Vamos a gobernar nosotros este conflicto, no ellos. Si piensan que después de las últimas actuaciones que han llevado a cabo vamos a entrar al trapo, se confunden", ha subrayado López, quien ha afirmado que el problema de la minería "va a estar en la agenda permanente del país y va a confluir con todas las movilizaciones que se hagan".