Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amy Winehouse dice sí a la rehabilitación

Amy Winehouse se negaba a la rehabilitación en la canción que la catapultó al estrellato y desde entonces no ha dejado de protagonizar numerosos escándalos por culpa de sus excesos. Sin embargo, parece que su rebeldía por fin podría haber encontrado una cura. Reg Traviss, su nuevo novio, pone un ultimátum a la cantante para que deje el alcohol.
Amy Winehouse ha pasado el fin de semana sin probar ni gota de alcohol, en un esfuerzo por conservar a su nuevo novio, según informa el diario británico The Sun.
Tras poner fin a un matrimonio más que tormentoso junto a Blake Fielder-Civil, Winehouse se embarcaba a comienzos de mes en una relación con el atractivo director de cine Reg Traviss.
Éste, considerado "un hombre decente" por el entorno de Amy, incluido el padre de ésta, parece que quiere llevar a su nueva novia por el buen camino.
Traviss no está muy contento con la afición a la bebida de Amy, según informa una fuente cercana a la pareja en la publicación. "Cuando ella no está con la botella, ellos están de maravilla". Por eso, Reg le ha aconsejado que deje de beber, sino él romperá con ella.
"Ella quiere mantener la relación, por lo que ha decidido hacer un gran esfuerzo por estar sobria", así que ingresó el viernes en su clínica favorita, The London Clinic, dónde ya es una paciente más que habitual. ¿Será este el fin de la decadencia de Amy?