Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bernardo Atxaga, Idoia Estornés e Iñigo Roque, galardonados con los premios literarios Euskadi 2014

Por sus obras 'Nevadako egunak', 'Cómo pudo pasarnos esto' y 'Gauzen ordena naturala'
Bernardo Atxaga, Idoia Estornés e Iñigo Roque son los galardonados en los premios literarios Euskadi 2014 que entrega el Gobierno vasco, según ha dado a conocer este miércoles el viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, en rueda de prensa en Bilbao, acompañado de los premiados.
Atxaga ha resultado ganador en la modalidad de literatura en euskera por su obra "Nevadako egunak", mientras que Idoia Estornés ha ganado en el apartado de literatura en castellano por su novela autobiográfica "Cómo pudo pasarnos esto", e Iñigo Roque ha recibido el galardón en el apartado de traducción literaria en euskera por "Gauzen ordena naturala", traducción del libro del autor portugués Antonio Lobo Antunes "A orden natural das coisas".
Todos los galardonados recibirán un premio de 18.000 euros y Atxaga y Estornés una cantidad adicional de 4.000 euros si la obra premiada es publicada en otra lengua.
En la presentación de los galardonados, Muñoz ha destacado la importancia de estos premios porque "no solamente se premian tres escritores y tres libros, sino que se celebra, de alguna manera, la importancia de la literatura en nuestra sociedad y en nuestro país".
"Se celebra que tengamos una literatura viva, de un altísimo nivel de calidad, y se quiere comunicar que no es una cosa que afecte solo a un círculo más o menos amplio de lectores, que no afecta solo a los que tenemos afición por la literatura, sino que es algo fundamental también para la sociedad", ha remarcado, para agradecer la labor de los tres jurados que han decidido los premios, porque "la calidad y seriedad del jurado es lo que garantiza la calidad y seriedad de los premiados".
BERNARDO ATXAGA
El jurado que ha premiado a Bernardo Atxaga (Asteasu, 1951), que ha estado formado por Ur Apalategi, Pello Otxoteko, Jon Kortazar, Arantxa Urretabizkaia y Lourdes Otaegi, ha destacado que la obra parte como crónica de la estancia que el autor realizó en el Estado norteamericano de Nevada entre 2007 y 2008, pero acaba siendo "una narración autobiográfica".
"Al hilo de los estímulos surgidos de los entornos foráneos, la narración entrelaza el pasado y el presente, una y otra orillas del océano, realidad y ficción, e incluso lo onírico, hasta llegar a los momentos de tensión de las últimas horas", han subrayado.
En su opinión, la prosa de Bernardo Atxaga "emana en esta obra la magia propia de las palabras, y merced a la virtud literaria de un estilo sencillo en el relato, consigue emotivas aportaciones para lectores de toda índole". En la narración, han valorado, "fluyen con toda naturalidad estilos narrativos de muy diversas direcciones y procedencias, y resultan especialmente reseñables los sugerentes puentes metafóricos empleados para relacionar los ficticios sucesos de Nevada con el recuerdo del tiempo pasado y lo onírico".
De esta manera, han destacado, "dejando de lado la huella del género literario de la novela, va desgranando temas de manera grata y variada, para poco a poco pasar a prevalecer la profunda influencia que ejerce en el ser humano el sentimiento de temor, persistente y obstinado, o la nostalgia por la pérdida de las personas amadas".
Atxaga ha reconocido que cuando empezó a escribir "tenía una gran preocupación por los géneros, será novela, será cuento", pero ahora se siente "mucho más libre, es algo que se gana con la experiencia".
Asimismo, ha explicado que ha escrito "Nevadako egunak" "sencillamente por el deseo de escribirlo, simplemente dejándome llevar por las circunstancias, y dejando que trabaje mi memoria". "No fuerzo la memoria, no cargo de detalles mis cuadernos, yo recibo las impresiones y espero que mi memoria trabaje, incluso cuando estoy dormido", ha dicho, para agradecer al Gobierno vasco "que se ocupe de los libros y a los traductores de traducirnos".
IDOIA ESTORNÉS
Por su parte, el jurado que ha concedido el premio a Idoia Estornés (Santiago de Chile, 1940) ha estado integrado por Ramiro Pinilla, Beatriz Celaya, Isabel Muguruza, Joseba Iñaki y José Fernández de la Sota, y ha destacado de la obra de Estornés que se trata de "un libro de memorias, autobiografía o balance vital y, también, novela de la propia vida, vida contada y bien contada, no una enumeración de datos y sucesos y fechas, sino algo más".
En ese sentido, han valorado que se trata de una "crónica de un periodo capital para la narradora y para su país". "Editora, historiadora, periodista y 'mujer de los 60', Idoia Estornés escribe -sin pretenderlo aparentemente- una crónica general de la cultura vasca en el último medio siglo. Un libro importante, riguroso y desprejuiciado, honesto. Un testimonio novedoso desde el punto de vista de una mujer", ha argumentado.
Estornés ha explicado que siempre pensó que había "una laguna historiográfica" sobre la visión "de los vascos de aquí sobre lo que hemos vivido los hijos de exiliados, que nos hemos sentido cada uno del sitio en el que hemos nacido".
"Pensé que esto no lo había escrito nadie y que era una pena, por lo que pasé a limpio mis notas y mis diarios, y luego lo prolongué contando cuando vinimos de Chile, y escribí como me resultó este país del que había hablar tantísimo, pero una cosa es la novela que te han contado y otra cosa como lo ves tú", ha relatado.
Según ha reconocido, escribir en primera persona es "muy duro porque, o bien mientes descaradamente, o te pasas a la segunda, persona o a la tercera", y, en ese sentido, ha explicado que, "cuando hablo de nosotros, hablo de una generación y media, pero una fracción de mi generación, porque no todo el mundo era nacionalista vasco, ni todo el mundo había experimentado la guerra de la misma forma, ni todo el mundo se resignó a aguantar el franquismo como lo aguantó la inmensa mayoría, ni todo el mundo era antifranquista".
IÑIGO ROQUE
El jurado que ha concedido el premio a Iñigo Roque (Portugalete, 1976), que ha estado compuesto por Etxeberria Ramírez, Bakartxo Arrizabalaga, Karlos del Olmo, Elizabete Manterola y Aingeru Epaltza, ha destacado que "Gauzen orden naturala" (título original, "A ordem natural das coisas") es obra de António Lobo Antunes, "actualmente uno de los más conocidos escritores portugueses". En su opinión, el texto original "se antoja enrevesado, presenta dificultades formales, un gran reto para el traductor, que lo ha superado con maestría".
En su valoración, afirman que "resulta meritoria la manera en que ha traducido al euskera la sinuosa prosa del autor, realizada de una manera muy personal, empleando las libertades y riesgos que han de asumirse". A su juicio, resultado de ese trabajo es "una prosa ejemplar en euskera, construida utilizando de manera enriquecedora y equilibrada los recursos lexicales y sintácticos de nuestra lengua".
Iñigo Roque ha considerado "muy importante para el desarrollo de la lengua la traducción", que es "un ejercicio estilístico de interpretar algo en otra lengua, teniendo en cuenta la forma y las maneras de ese texto, porque es literatura". En ese sentido, ha afirmado que "el traductor es un intérprete y gran parte del mérito de este premio se debe a Antonio Lobo Antunes por el papel que me ha dado para interpretar".