Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Britney Spears gasta 1.700 euros en papel higiénico de marca y el padre la deja sin tarjetas

Britney Spears gastó más de cinco millones de euros en apenas un año, por lo que su padre lleva el caso ante la Corte Suprema de Los Angeles y le quita las cartas de crédito. Foto archivotelecinco.es
Britney Spears tendrá que contener sus excesos consumistas. Jamie Spears, cansado de ver cómo derrochaba su patrimonio millonario ha tomado la drástica decisión de secuestrarle las tarjetas de crédito. El padre de la cantante, que tiene la custodia de los bienes de su hija, ha denunciado ante la Corte Suprema de Los Angeles que la princesa del pop ha gastado unos cinco millones de euros en apenas un año.
La ira del padre de la 'princesa del pop' se desató después que esta gastó más de 1.700 euros en papel higiénico de la marca Louis Vuitton.
Para acabar con la paciencia de Jamie Spears, la cuenta del móvil de la 'niña', otros 1.600 euros, 3.250 en restaurantes, 10.000 en vestidos, 68.000 en regalos y vacaciones, así como 9.500 euros en nutricionistas, coreógrafos y entrenadores.
Los gastos de la cantantes no parecen de estos tiempos de crisis, según la denuncia del padre de Spears ante la Corte Suprema de Los Angeles.
Las cuentas de su hija superan los cinco millones de euros en menos de un año, repartidos entre pagos a los abogados por la custodia de los hijos, pagos a sus guardaespaldas y asistentes personales.
En fin, que la chica necesita un patrimonio para vivir, algo que su padre no está dispuesto a permitirle. Britney Spears tendrá que renunciar a un supermoderno gimnasio Spa de unos dos millones de euros que se había montado.
Además de las nueves personas, que se encargan de que haga un entrenamiento personalizado. La cantante tendrá que conformarse con un programa de videojuego para mantenerse en forma y mientras tanto, hasta que la chica no aprenda, el padre tendrá sus tarjetas de crédito bajo control.