Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Britney Spears teme que sus hijos puedan seguir sus pasos

Britney Spears no quiere que sus hijos se dediquen al mundo del espectáculo. Foto: APtelecinco.es
Parece que la controvertida Britney Spears ha escarmentado del tipo de vida que ha llevado y quiere alejar de sus hijos todo lo que tenga que ver con el mundo del espectáculo. En una entrevista concedida a la revista norteamericana Cosmopolitan, la cantante confiesa que antes de que sus hijos Sean Preston y Jayden James se dediquen al mundo del espectáculo, está dispuesta a encerrarles en su habitación hasta los 30 años.
La intérprete de 'Oops I did it again', sufrió una crisis personal a raíz de su matrimonio con Kevin Federline que la sumió en una espiral de alcohol, drogas y escándalos. Ahora, rehabilitada, le tiene pánico a que sus pequeños tropiecen con las mismas piedras que ella.
"Las cosas están muy bien ahora. Estoy pasando mucho tiempo en casa con mis chicos. Acaban de empezar las clases de karate, son súper monos", señala Britney. Hablando sobre sus dos hijos, Sean, de cuatro años, y Jayden, de tres, Britney confiesa que le "aterroriza" el momento en el que empiecen a hacer más preguntas de la cuenta y les tenga que explicar cosas como de dónde vienen los niños.
La destronada 'Princesa del Pop' se sincera con Cosmopolitan y confiesa sentirse poderosa cuando está sobre un escenario, que su serie favorita de televisión es Gossip Girl y que el café y el helado son dos de sus vicios favoritos. Además, la cantante se declara "encantada" con el momento actual de su vida, después de haber cerrado su gira internacional y dedicándose a disfrutar de sus dos hijos, fruto de su frustrado matrimonio con Kevin Federline.