Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNE ve "incertidumbre" en el nuevo esquema para las renovables y discrepa del trato a Canarias

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) aprecia "grandes incertidumbres" en el nuevo esquema de retribución a las energías renovables y discrepa del trato diferenciado para estas tecnologías en Canarias.
El regulador realiza estas consideraciones en su informe sobre la propuesta de real decreto remitida por el Ministerio de Industria acerca de la regulación de la actividad de producción eléctrica a partir de fuentes renovables, cogeneración y residuos.
Al aludir al caso de Canarias, la CNE considera en el informe que "no parece conveniente el establecimiento de una retribución adicional aplicable a las instalaciones situadas en los sistemas no peninsulares".
A su juicio, el fomento de la generación a partir de fuentes de energía renovable, cogeneración de alta eficiencia y residuos "debería seguir siendo tratado de manera homogénea en todo el territorio nacional", ya que estas instalaciones "son tan ventajosas en la península como fuera de ella, dado que con ellas se reduce la dependencia energética y las emisiones de CO2 globales", al tiempo que se cumplen los objetivos comunitarios.
En cuanto al nuevo modelo de retribución a las renovables, recuerda que la rentabilidad razonable antes de impuestos ha sido definida como el resultado de las obligaciones del Estado a diez años en el mercado secundario más con un diferencial de 300 puntos básicos. Además, hay revisiones periódicas para evitar tanto la "infra-retribución" como la "supra-retribución".
Este nuevo esquema, asegura, presenta "grandes incertidumbres para su aplicación a las aproximadamente 60.000 instalaciones existentes, ya que su aplicación depende de una serie de parámetros estándar que serán definidos en la orden de desarrollo del real decreto".
La CNE también "echa en falta" la definición del concepto de número estándar de horas equivalentes de funcionamiento por instalación tipo y advierte además de que, tal y como está concebida la propuesta, el término de retribución a la inversión puede alcanzar valores negativos, lo que "podría considerarse incompatible con el diseño de un régimen retributivo específico que persigue fomentar este tipo de producción".
ÚNICO EN LA UE.
En su informe, el regulador también destaca que el nuevo sistema de retribución a las renovables no tiene parecido con ninguno de los aplicados en la UE ni con los de "otros países de cuyos sistemas de apoyo se tiene conocimiento a través de asociaciones internacionales de organismos reguladores".
Además, como ya ha hecho en otros informes a normas incluidas en la reforma energética, el organismo critica la urgencia con el que se le ha planteado la propuesta, lo que no garantiza la participación efectiva de los distintos "agentes involucrados".
Esta circunstancia es aún más gravosa "cuando se solicita informe sobre una nueva metodología de retribución que afecta tanto a instalaciones nuevas como a existentes sin conocer el valor de los parámetros que dotarán de sentido económico dicha metodología", y cuando "la memoria que acompaña a la propuesta es muy escueta y no aporta justificación para gran parte de los cambios introducidos".