Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cate Blanchett hará su debut en Broadway gracias a una obra escrita por su marido

Después de triunfar en Sydney con El Presente, la primera obra de Antón Chekhov, la actriz australiana presentará esta adaptación de su marido en la meca del teatro.
LA GANADORA DE DOS OSCAR OPTA A UN TERCERO EL PRÓXIMO 28 DE FEBRERO POR SU TRABAJO EN CAROL
Lo ha ganado todo en el universo cinematográfico, dos Oscar -a los que puede sumar el próximo 28 de febrero uno más- , tres Globos de Oro, dos premios del Sindicato de Actores, tres BAFTA*, pero Cate Blanchett tiene todavía una espinita clavada: Broadway. Aunque la actriz australiana ha participado en los escenarios de Nueva York en cuatro ocasiones, nunca lo ha hecho en la meca teatral, algo a lo que ya ha puesto remedio. A finales de este año, la protagonista de Carol hará su debut con la adaptación de la obra de Antón Chekhov, El Presente.
Escrita por su marido, Andrew Upton, la intérprete de 46 años estará acompañada en el escenario por Richard Roxburgh y todo el reparto de la Compañía de Teatro de Sydney, con la que este mismo drama ha triunfado en la tierra natal de la estrella cinematográfica.
The Present fue la primera obra del autor ruso y la que marcó el estilo y los temas de sus novelas posteriores desde La Gaviota hasta El jardín de los cerezos. El manuscrito, que no se descubrió hasta dos décadas después de su muerte, no tenía título. Ha habido varias adaptaciones, como Wild Honey y Los desheredados, pero es común que al final se impusiera el nombre del protagonista, Platonov. Sin embargo, uno de sus personajes más complejos es el de Anna Petrovna, el rol que encarna, una vez más magistral, según la crítica australiana, Cate, a la que tan solo le queda por sumar a sus vitrinas un premio Tony. Y el que avisa no es traidor*