Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La boda de Chelsea Clinton puede costar 2 millones de dólares

En la imagen, Chelsea Clinton, la hija del ex presidente estadounidense Bill Clinton y de la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton. EFE/Archivotelecinco.es
La boda de Chelsea Clinton, hija del ex presidente estadounidense Bill Clinton y de la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, puede tener un costo de 2 millones de dólares, publica hoy la cadena de televisión ABC en su web.
Unos 750.000 dólares en el banquete, un cuarto de millón tan sólo en flores y entre 125.000 y 200.000 dólares en el alquiler y mantenimiento del lugar en el que se celebre el enlace son algunas de las astronómicas cifras que se prevé que formen la factura final de la boda de la hija de los Clinton con el banquero Marc Mezvinsky.
Esos son los cálculos realizados por el canal de televisión con la ayuda de Claudia Hanlin, una de las planificadoras de bodas más solicitadas de Nueva York y amiga del organizador oficial de la boda de Chealsea, cuyos detalles se mantienen bajo el máximo secreto y de la que sólo se sabe con seguridad que se celebrará el 31 de julio.
Hanlin, a quien suelen recurrir los grandes magnates neoyorquinos para organizar las bodas de la familia, ha elaborado un listado con los gastos de un enlace que, de cumplirse sus previsiones, dejaría en irrisorio al de Jenna Bush, hija del ex presidente George W. Bush, que se casó en 2008 mientras su padre aún ocupaba la Casa Blanca.
El coste de aquella boda, celebrada en el rancho de los Bush en Crawford (Texas), fue de apenas 100.000 dólares, según la ABC.
El canal se suma ya con firmeza al resto de medios que apuntan a que el lugar del enlace de Clinton será la mansión Astor Courts, en la localidad de Rhinebeck (Nueva York) y propiedad de Kathleen Hammer y Arthur Seelbinder, conocidos donantes de los Cinton.
Entre los gastos de una boda que Hanlin tilda de "tradicional", destaca el precio del cubierto, que podría alcanzar los 1.500 dólares por cabeza, una cifra que se debe multiplicar por los 500 invitados que se rumorea que reunirá la pareja para darse el "sí quiero" y que saborearán un menú que preparará un restaurante francés de la zona.
A esa cifra hay que sumar la factura de la cena en honor de los novios que se celebrará la noche antes del enlace y que, pese a que no suelen asistir todos los invitados a la boda, podría sumar una cuenta de 250.000 dólares.
El vestido de la novia, que se ha apuntado que podría ser del dominicano Óscar de la Renta, habría costado 15.000 dólares, y además los novios podrían dedicar hasta 20.000 dólares en gastos de peluquería y maquillaje para Chelsea y su séquito de damas de honor.
La música (40.000 dólares), iluminación (entre 75.000 y 100.000) y las fotografías y grabación del evento (60.000 dólares) son otros gastos estimados de una boda en cuya elevada factura destacan los dólares derivados del secretismo que la envuelve, según detalla Hanlin, ya que ni siquiera el personal del evento tiene claro los detalles del mismo y tendrán que estar de guardia durante horas.
También se deben contabilizar los 30.000 dólares que costará la seguridad de la ceremonia, a la que se espera que asistan numerosos rostros conocidos, desde el presidente Barack Obama y su esposa Michelle, hasta personajes como la presentadora Oprah Winfrey, el cineasta Steven Spielberg y la cantante Barbra Streisand, como publican varios medios.
La seguridad y el secretismo que envuelve en enlace ya ha provocado que se produzcan las primeras detenciones en la localidad de Rhinebeck, donde, según detalla hoy la revista New York, fueron detenidos el miércoles dos periodistas noruegos que entraron sin permiso a la mansión donde se cree que se celebrará el evento.
Se trata de un fotógrafo y un reportero del diario Verdens Gang de Oslo, quienes fueron acusados de acceder a una propiedad privada sin permiso, aunque los detenidos negaron que hubieran entrado y afirmaron que simplemente tomaron fotografías desde la puerta.