Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chirbes dedica el Premio Nacional de Narrativa a "la gente que se enfrenta a esta sociedad injusta"

El escritor Rafael Chirbes dedica el Premio Nacional de Narrativa 2014, con el que se alzó por su obra 'En la orilla' (Anagrama), a "la gente de a pie que se enfrenta a esta sociedad injusta y tremebunda que gobierna y dirige".
Según ha indicado el autor en declaraciones a Europa Press, esos dirigentes a los que hace referencia son quienes están "detrás" de esta novela. "A ellos les debo este libro, porque fueron motivo de inspiración, me llevaron a mirar dentro de mí para ver la indignación", ha dicho.
Chirbes afirma que viene de "una clase muy modesta" y, por ello, no ha pensado en rechazar el premio, como sí hizo hace dos años el escritor Javier Marías. "Para mí sería de una altivez tremenda despreciar el trabajo de ese jurado que me ha dado el premio, no se me pasa por la cabeza", recalca.
En este sentido, matiza que "otra cosa es que fuera un premio otorgado por un dictador con sangre en la manos", caso en el que asegura que se opondría y no lo recogería. Para Chirbes, "los libros son los libros" y luego se encuentra su opinión sobre lo que piensa acerca de "quienes presiden esto". "No sé quién lo entregará, dependiendo de ello diré lo que pienso. Lo he dicho siempre, ahora y cuando estaba Franco, y de pequeño, que me costaba castigos en el colegio", señala.
Sin embargo, afirma que ha de tener "cuidado", puesto que "hay gente que se cree que es muy rebelde y cuando te das cuenta acaba cenando con las marquesas", tal y como bromea.
Respecto a la crisis y los avismos entre las versiones oficiales y la realidad, Chirbes destaca que actualmente los dirigentes están contando "las mismas mentiras de siempre". "Mientras como el bocadillo de la mañana pongo las noticias en la televisión. Hoy he visto a seis o siete ambulancias trasladando a una enfermera que llevaba semanas quejándose de la fiebre. Es una parafernalia, lo que se representa siempre vale más", critica.
Después de recibir algunos de los galardones más importantes de la literatura española (el Premio Francisco Umbral, el Premio de la Crítica y ahora el Nacional de Narativa) Chirbes solo piensa en encerrarse en casa, "a escribir" o a tocarse "las narices", pero solo y con "unos cuantos miles de libros". "Fíjese si tengo gente en casa con la que hablar y discutir, y además nunca me llevan la contraria", concluye.