Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Christina Hendricks lucha con los diseñadores por las curvas femeninas

Christine Hendricks reivindica los diseños pensados para mujeres con curvas. Foto: APtelecinco.es
Christina Hendricks es una de las mujeres más sexys del planeta, y lo es gracias a sus femeninas curvas. Hendricks, ha criticado en muchas ocasiones que los diseñadores sólo crean moda para chicas extremadamente delgadas y no para mujeres reales. Pues resulta que la actriz ha sido escuchada y los modistos han empezado a hacer nuevos diseños para mujeres con curvas como las suyas.
La actriz contaba a 'LA Magazine' orgullosa y contenta, que ahora podrá lucir vestidos de su talla, incluso dentro de su serie 'Mad Men', ya que varios diseñadores han escuchado las plegarias de la pelirroja y han creado parte del vestuario para la serie. "Ha sido realmente genial", decía la joven, "El show se ha vuelto más exitoso y la gente empezó a darse cuenta de que estábamos ganando (premios). Han sido muy generosos, diseñando cosas verdaderamente bonitas".
Sin embargo, no siempre éstas han sido las circunstancias de Christina. Según contaba la actriz de 35 años a 'Glamour': "Es difícil, llegan temporadas premiadas y necesito encontrar algo con lo que caminar por la alfombra roja, pero sólo hay tallas pequeñas disponibles", decía algo disgustada.
En la serie 'Mad Men, ambientada en la década de los 60, Christina interpreta a Joan Harris y suele ir vestida en ropa interior acorde con esa ambientación temporal. "Ya estamos hechos a ello, pero esa ropa no es para nada relajante. Si me pongo el traje y tengo que esperar algunas horas para mi nueva escena, tengo que aprender cómo colocarme para que no me presione la tripa".
A pesar de la incómoda ropa con la que tiene que interpretar a Joan, Hendricks ahora se siente feliz, puesto que puede permitirse ponerse ropa que le gusta sin necesidad de buscar horas y horas en las tiendas, prendas que le valgan entre un mar de tallas imposibles.