Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clasificado entre gravísimos incidentes

El público creó más peligro que el propio Austria. El Athletic de Bilbao consiguió la clasificación para dieciseisavos de final tras vencer 0-3 en Viena. El partido estuvo marcado por los gravísimos y continuos incidentes en la grada, que tuvieron su colofón en la invasión del campo por la parte más radical de la afición.
Los cánticos desde la grada alertaban que el partido iba a ser 'caliente'. Pancartas franquistas, gestos ultraderechistas y lanzamiento de bengalas. El Athletic de Bilbao logró la clasificación en Viena, ciudad en la que varias ramas de la ultraderecha internacional están reunidas.
En la primera parte no se registraron incidentes de consideracón pero tras el descanso la cosa cambió. Al minuto de juego, primera interrupción del juego: lluvia de bengalas y sin visibilidad por culpa del humo.
Cuatro minutos después el árbitro noruego Svein Oddvar Moen reanudó el juego. La vergüenza comenzó en el minuto 62. Lanzamiento de un mechero al campo que alcanza a un miembro arbitral.
Segundos de confusión y primer intento de asalto al campo. Varios miembros del equipo de seguridad del campo intentan retener a la afición mientras se pide refuerzos a la Policía.
Ante la oposición de la Seguridad, los radicales golpean cada vez con más violencia las vallas de seguridad hasta que consiguen saltar al campo.
El Athletic de Bilbao se refugió en vestuarios mientras la Policía intentaba detener la violencia extrema de los radicales. El partido se reanudó tras casi media hora de parón.