Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clooney bromea con sus canas aunque dice sentirse cómodo envejeciendo

El actor estadounidense George Clooney posa durante el pase gráfico de la película 'Up in the Air', del cineasta canadiense Jason Reitman, que se presenta en la competición oficial del Festival Internacional de Cine de Roma (Italia), el 17 de octubre de 2009. El festival tiene lugar hasta el próximo 23 de octubre. EFEtelecinco.es
"Estaba viendo 'Up in the Air' - película que se presenta en el Festival del Cine de Londres- y me preguntaba a mí mismo: Jesús, ¿quién es ese tipo viejo de pelo cano?. Y era yo. Nunca me maquillo para las películas y empieza a notarse", señala Clooney en una entrevista con el diario "The Daily Telegraph".
Clooney presenta tres películas en el festival londinense: la comedia romántica "Up in The Air", una comedia de humor negro titulada "Los hombres que miran a las Cabras" y "Fantastic Mr Fox", un filme de dibujos animados en el que presta su voz al protagonista.
El actor, que llegó a Londres acompañado de su amiga Elisabetta Canalis, una presentadora de la TV italiana, tiene un chalet en el lago de Como y dice que comprarlo "fue una de las mejores cosas" que ha hecho para complacerse porque allí "sólo hay felicidad y alegría".
El chalet está siempre abierto a sus amigos: "Allí he celebrado algunas de las cenas más divertidas. Siempre hay diez o quince personas y pasamos veladas divertidas y salvajes con gente interesante contando cosas igualmente interesantes".
Sus invitados tienen que aguantar las bromas, a las que es aficionado, y la última de sus víctimas fue Matt Damon, que fue al chalet este verano con su familia.
En aquel momento, Damon trataba de perder los catorce kilos que había engordado para interpretar "El Informante" y acudía dos veces al día al gimnasio además de no comer más que ensaladas.
Clooney orquestó que cada día en secreto se estrechara un poco por la cintura los pantalones de su colega.
Damon "no lograba entender cómo parecía seguir engordando cuando hacía tantos esfuerzos por adelgazar", recuerda hoy Clooney entre carcajadas.