Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conti (Enel) pide el final de los incentivos y una contabilidad única de costes de energía en Europa

El consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, ha reclamado durante la conferencia Business Europe celebrada en Bruselas un "stop a los incentivos" y "un sistema de contabilidad único" de los costes de la energía a nivel europeo.
Durante su intervención en la conferencia, Conti ha valorado positivamente el objetivo de la UE de reducción de emisiones de CO2 en un 40% antes de 2030.
El nuevo objetivo es, a su juicio, "ambicioso", si bien al mismo tiempo lo pueden alcanzar las empresas "sin que necesariamente suponga un coste para el ciudadano".
Para el directivo de Enel, "es posible eliminar los problemas surgidos con la aplicación de los objetivos de 2020", relacionados con "un exceso de reglas" que "ha permitido a cada Estado miembro elegir caminos no coherentes con las propias políticas de la UE".
Esta divergencia "ha creado una paradoja de costes más elevados para los ciudadanos y la industria", además de "márgenes más reducidos y precios más altos de la energía" para quien la produce.
"Nosotros estamos a favor del objetivo individual de eliminar cualquier tipo de incentivo a los precios y también de volver al sistema basado en la eficiencia, unida al precio de mercado y a un buen precio para el CO2", señaló.
En todo caso, consideró que "el mundo está yendo hacia esa dirección", inccluso sin necesidad de las decisiones de los "burócratas" de Bruselas. "Países con grandes emisiones" como EEUU y China están reduciendo sus emisiones por diferentes motivos, indicó, antes de aludir al "efecto perverso" que hace que en Europa aumenten las emisiones.
Conti también lamentó los "impuestos y susidios" que acaban pagándose en muchos países comunitarios dentro de la tarifa eléctrica. "Si se eliminaran, tendríamos unos costes de la energía similares a EEUU", por lo que "estamos intentando convencer a los gobiernos de que utilicen la fiscalidad tradicional en vez de las facturas", añadió.