Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correr como Alonso en Montmeló

Lamborghini, Porche o Ferrari. Conducir por unos minutos estos bólidos de lujo en el circuito de Montmeló cuesta unos 300 euros. Un capricho exclusivo que hace realidad los sueños de los aficionados al motor. Con coches como estos la adrenalina está asegurada, tienen 500 caballos y pueden llegar a alcanzar los 350 kilómetros por hora.
Los impresionantes motores rugen con fuerza y empieza la emoción al volante. Un monitor acompaña a los pilotos en todo momento y es que la precaución al volante es básica, por eso, aunque los coches sean muy potentes no se puede correr a más de 200 kilómetros por hora. Por 400 euros también podrá conducir unos Fórmula Renault y convertirse por unos instantes en el piloto profesional que siempre soñó.