Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensores de los animales salvan a cerdos de ser enterrados vivos

Veintinueve cerdos iban a morir soterrados por la nieve en un intento de salvar vidas, o esa era la intención de un grupo de cientificos en Austria, el estudiar los efectos de la muerte por congelación en los humanos enterrando en la nieve a los cerdos. La investigación se ha anulado debido a las múltiples reclamaciones de asociaciones en defensa de los animales, que no ven la utilidad del estudio y piensan que la investigación es una tortura gratuita para los animales.
El experimento, de que se hacía cargo la Universidad de Innsbruk, pensaba comprobar cuáles eran las causas de la muerte tras sufrir un alud, y los síntomas que ello producía. Para esto, pensaban utilizar cada día dos o tres cerdos soterrados bajo la nieva, para que muriesen por asfixia o congelación, ya que pensaban permitir a los animales tener la cabeza fuera de la nieve, según publica el Daily Mail.
Los científicos querían obtener tras la muerte de los animales las muestras de sus tejidos, pero las protestas han paralizado la investigación. Las asociaciones en defensa de los derechos de los animales aseguran que la fisiología del cerdo, así como el grosor de su piel, la proporción de grasa corporal, su anatomía y su frecuencia cardíaca son muy distintas a la del ser humano, por lo que la investigación no llegaría a extraer conclusiones definitivas y por tanto la muerte de los cerdos sería inútil.
Desde la Universidad, y en respuesta a las acusaciones de torturadores de animales, dicen haber paralizado la investigación porque su realización "no podía ser garantizada a causa de las presiones externas". IM