Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La EIA estima que el Brent se situará en los 40 dólares en 2016

La Administración de Información de Energía estadounidense (EIA) prevé que el precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, se situará en torno a los 40 dólares por barril en 2016 y aumentará a 50 dólares por barril en 2017, según su informe de previsiones de la energía a corto plazo.
Respecto al barril de petróleo Texas, de referencia en Estados Unidos, la EIA estima que su cotización se sitúe unos dos dólares por debajo del Brent durante 2016 y unos tres dólares por debajo del petróleo de referencia en el Viejo Continente durante el año 2017.
El organismo ha reconocido que por el comento continúa existiendo una "gran incertidumbre" en las previsiones sobre el petróleo, aunque considera que durante 2016 el precio del petróleo continuará siendo "bajo" como consecuencia de un exceso de oferta, por el que se aumentará la cantidad de petróleo almacenado.
En este sentido, la EIA estima que durante 2015 las existencias de petróleo a nivel internacional aumentaron en 1,9 millones de barriles diarios, lo que supone el segundo año consecutivo en el que aumentan las existencias de crudo.
De cara a este año, la EIA estima que las existencias aumentarán en 0,7 millones de barriles diarios, mientras que durante 2017 apuesta por un mayor equilibrio del mercado del crudo.
Por zonas geográficas, el organismo ha indicado que desde el año 2012 Estados Unidos ha sido el origen de gran parte del aumento de la producción de petróleo.
Sin embargo, durante 2016 y 2017 la EIA estima que los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) representarán la mayor parte del crecimiento de la producción de crudo. En este sentido, ha destacado la contribución de Irán una vez se levanten definitivamente las sanciones por parte de la comunidad internacional.
Por su parte, la producción de los países no pertenecientes a la OPEP descenderá en 0,6 millones de barriles diarios en 2016, lo que supondría la primera disminución en la producción de estos países desde el año 2008.