Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto, eliminado e investigado por una fiesta con prostitutas

Egipto se marchó del torneo por la puerta de atrás. Foto: Reuterstelecinco.es
La selección de Egipto se marchó de la Copa de las Confederaciones al caer eliminado en la primera fase, marcado por la polémica de un supuesto robo a sus jugadores por parte de unas prostitutas en las habitaciones de su hotel y tras haber sido capaz de lo mejor y de lo peor a lo largo del torneo
El fútbol de Egipto brilló ante Brasil e Italia, los dos rivales teóricamente más complicados de su grupo, pero decepcionó con una goleada ante Estados Unidos cuando tenía la clasificación al alcance de la mano.
Casi todo fue sobre ruedas para la selección egipcia en los dos primeros partidos. Ante Brasil hizo una gran segunda parte, pero perdió por 4-3 como consecuencia de un penalti claro que Kaká transformó.
Ante Italia , en un buen partido defensivo, Egipto explotó los defectos de los italianos, marcó un gol al filo del descanso y con una muy buena actuación de su meta El Haddary, sacó el partido adelante.
Ahí acabó todo lo bueno, ya que el festejo de la victoria ante Italia llevó supuestamente a los jugadores egipcios a contratar a unas prostitutas que les robaron en torno a 1.800 euros, según informaron medios locales de comunicación en Sudáfrica.
En lo estrictamente futbolístico, durante los dos primeros partidos, el equipo dirigido por Hassan Shehata ofreció algunos detalles importantes.
Destacó el juego de sus delantero titulares, Mohammed Zidan, jugador del Borussia Dortmund que marcó dos goles a Brasil, y Mohammed Abou Trika, del Ah Haly egipcio, que tuvo una muy buena actuación.
Sin embargo, todo se desmoronó en los noventa minutos finales, cuando se vio goleado por Estados Unidos y se despidió de una competición en la que defendió con luces y claros su condición de campeón de Africa.