Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España suspende las medidas que impedían las importaciones de biodiésel argentino

La Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), organización que agrupa a los principales productores de biodiésel del país sudamericano, ha anunciado que España ha suspendido las medidas administrativas que impedían la entrada de las importaciones de biocombustible procedentes del país austral, uno de los principales proveedores mundiales.
Los embarques de biodiésel argentino, sin embargo, aún tienen virtualmente vedado su ingreso a la Unión Europea (UE) debido a los aranceles 'antidumping' que los Veintiocho impusieron a los suministros de biodiésel argentino.
"España levantó trabas al biodiésel argentino", dijo la organización que agrupa a los principales productores de biodiésel en Argentina, incluyendo firmas como Cargill y Louis Dreyfus.
"Carbio ha recibido con satisfacción las gestiones realizadas por la embajada de Argentina en Madrid a los efectos de lograr el levantamiento de las medidas administrativas", señaló la cámara en un comunicado, añadiendo que aún espera "la derogación formal de esta medida por parte del Gobierno español".
Si bien la medida de España pone fin a un conflicto que se prolongó por cuatro años entre ambos países, no permite la entrada del biodiésel argentino en la UE debido a los aranceles que aún rigen sobre las importaciones de ese combustible provenientes del país sudamericano.
"Es importante subrayar que el acceso al mercado comunitario, que incluye al español, aún se encuentra cerrado en la práctica por la imposición de derechos antidumping por parte de la Comisión Europea en noviembre de 2013", dijo Carbio.
En marzo, la Organización Mundial de Comercio (OMC) falló a favor de varias reclamaciones de Argentina contra los aranceles 'antidúmping' de la UE, aunque la decisión del panel de disputas de la OMC podía ser apelada por ambas partes.